Mononucleosis infecciosa. Visión general

Enfermedades infecciosas, Salud en la adolescencia

La mononucleosis infecciosa es una enfermedad ocasionada por el contagio de un virus, el denominado virus de Epstein –Barr.

Este virus se elimina por la boca y nariz de los enfermos durante largo tiempo durante y después de pasar la enfermedad (en algunos casos, durante toda la vida).

Por ello es transmisible, aunque necesita para su contagio de un contacto estrecho. Al eliminarse por la saliva y ser típico que afecte a jóvenes, se la conoce también como la “enfermedad del beso”.

El 90 % de los adultos ha tenido una infección en mayor o menor intensidad con este virus. La edad típica para pasarla es la pubertad y adolescencia, aunque puede darse en niños más pequeños.

Los síntomas de la mononucleosis infecciosa consisten típicamente en la asociación de fatiga, fiebre, faringitis o amigdalitis con gran dolor al tragar, y adenopatías (ganglios inflamados) en la zona del cuello; sin embargo, los pacientes pueden presentar todos estos hallazgos o sólo algunos de ellos.

La fiebre puede llegar a ser elevada, y suele alcanzar su máximo por la tarde o al anochecer, con una temperatura próxima a los 39,5 °C.

La fatiga suele ser generalmente máxima durante las primeras 2 o 3 semanas. Cuando predominan la fiebre y la fatiga (la denominada forma tifoidea de la enfermedad), la aparición y la resolución pueden ser mucho más lentas.

Los síntomas generales de la mononucleosis infecciosa, como son el cansancio, la cefaleas, la fatiga, la pérdida de apetito, etc…pueden durar de 2 a 3 meses, sobre todo en personas de más edad, sin que esto suponga una complicación obligatoriamente.

La serología para anticuerpos hacia este virus es lo que nos da el diagnósitco. Si aparecen los denominados IgM anti VCA, la enfermedad está en fase aguda, mientras que tras la infección aguda aparecen los anticuerpos IgG anti VCA. Dado que estas pruebas tardan tiempo, en algunos centros sanitarios se utiliza la prueba de Paul-Bunnell como prueba rápida de diagnóstico.

La mononucleosis infecciosa es una enfermedad benigna, solo en menos de 10 % se presentan complicaciones menos graves como puede ser la inflamación de bazo e hígado, y en menos del 1% se complica con afectación de corazón y cerebro.

Como no existe tratamiento para el virus de Epstein Barr, se recomienda el descanso durante unas semanas, una adecuada hidratación, y antitérmicos.

2 Comentarios

Deja un comentario