Varicocele, causa de bulto en los testículos

Salud en el hombre, Salud en la adolescencia

El varicocele es la dilatación del plexo venoso situado encima del testículo, y que es el encargado de drenar la sangre que ha afluido al mismo. Normalmente se produce por una dilatación varicosa de estas venas, por incompetencia de sus válvulas (encargadas de impedir el retroceso de esta sangre en condiciones normales). Es una situación similar a las varices de las piernas.

Es frecuente, ya que alrededor del 10 % los varones jóvenes lo sufren, y normalmente suele cursar sin síntomas, aunque en algunas ocasiones puede producir dolor en la zona inguinal o en el escroto (bolsa que contiene los testículos).

También puede producir infertilidad en el varón (es la causa más probable de infertilidad en varones), mayor cuanto más tiempo se deja este varicocele, ya que va afectando a la producción de espermatozoides (al aumentar la temperatura del escroto, fundamental para la producción de espermatozoides) y al irse atrofiando el testículo.

Su localización típica es izquierda, y si aparece en el lado derecho, aunque puede no deberse a ninguna causa especial, se debe buscar algo que lo esté produciendo (enfermedades que estén comprimiendo las venas intraabdominales).

Alrededor del 10 % son bilaterales.

Habitualmente no da síntomas, excepto cierta inflamación en el testículo, que a veces puede ser dolorosa, y que al palparlo da la impresión de como tocar una bolsa llena de gusanos y, característicamente, desaparece o disminuye al tumbarse.

Si en la autopalpación notamos que pudiéramos sufrir este problema, se debe acudir al médico de cabecera o al especialista que se ocupa de esta enfermedad, que es el urólogo.

Con la palpación de la zona suele ser suficiente para el diagnóstico y, si hay dudas con otras enfermedades, la realización de una ecografía testicular nos sacará de dudas.

Una situación parecida y común, que puede confundirse es el hidrocele, término que viene del griego “hidro” (agua) y “cele” (tumor). Un hidrocele testicular es una colección de fluido acuoso en la funda que sujeta el testículo (escroto), que puede darse en uno o los dos testículos y es típico de hombres mayores.

Se diferencia con facilidad del varicocele mediante la iluminación con una interna a través de la piel del testículo; el hidrocele, al ser agua, deja pasar la luz, y el varicocele no.

Normalmente, no se trata, pero si es un varón joven en edad fértil se debe plantear que puede llegar a interferir en su fertilidad, y por tanto, tener en cuenta la opción de corregirlo. Al resolver el varicocele, la función espermática va mejorando con el tiempo.

También se interviene si crece mucho o produce molestias.

La cirugía puede realizarse mediante cirugía clásica o mediante un procedimiento mínimamente invasivo, que permite al paciente irse a casa en las siguientes horas, pero que requiere de un equipo especializado en este tipo de cirugías..

Las complicaciones son escasas y consisten en: dolor, posibilidad de producirse un hematoma o una infección, o que se forme posteriormente un hidrocele.

Normalmente, es una intervención definitiva, estando su tasa de recidiva en torno a menos de 1 % para la microcirugía, y de un 10-20 % para las técnicas clásicas y de embolización.

3 Comentarios

Deja un comentario