Cistitis

Enfermedades infecciosas, Salud en el hombre, Salud en la adolescencia, Salud en la mujer
 
Aparato urinario
Aparato urinario

Una cistitis es una inflamación de la vejiga urinaria habitualmente producida por una infección.
Cursa con síntomas de aumento en la urgencia y la frecuencia urinaria (él o la paciente sienten una necesidad brusca e imperiosa de orinar), sensación de malestar al orinar (quemazón o picor al orinar), emisión de orina más oscura y en ocasiones con olor fuerte y, generalmente, ausencia de fiebre. En algunas ocasiones, les cuesta comenza a orinar. 

Además, el estado general del paciente es bueno.
Las causas pueden ser varias, las más frecuentes son por una infección por el germen Escherichia Coli.
En algunas ocasiones están favorecidas por malo hábitos higiénicos, como una mala limpieza tras la defecación (limpiarse de atrás adelante en las mujeres, con lo que se contamina la vía urinaria).
Es mas frecuente en mujeres que en hombres, porque al tener la uretra mucho mas corta, los gérmenes ascienden con facilidad desde la uretra a la vejiga, mientras que en el hombre son arrastrados al orinar.

 

También es mas frecuente en diabéticos (esta enfermedad predispone a las infecciones) y en personas con alteración anatómica de las vías urinarias.
En mujeres se considera que pueden ser normales varios episodios sin considerarse que hay complicación local.
Se diagnostica mediante la realización de un cultivo de la orina, pero dado que los resultados suelen tardar unos días, se utiliza una tira rápida de orina que nos da resultados de cierta fiabilidad como para confirmar el diagnóstico y comenzar el tratamiento antibiótico.
Es recomendable realizar un cultivo de la orina para identificar el germen y ver si es sensible al antibiótico administrado u otros, pero en la práctica, las cistitis son tan frecuentes, que este paso solo se hace cuando se repiten los cuadros, para ver si hay resistencia al antibiótico o comenzar el estudio para descartar otros cuadros que puedan simular una infección.
Al tomar el tratamiento con el antibiótico los síntomas cederán en unos 2-3 días (es recomendable también beber abundante agua para orinar más y arrastrar los gérmenes. Si no fuera así deberá someterse a un cultivo de orina para saber cuál es el medicamento más preciso en su caso.

Como consejos para reducir la frecuencia de cistitis, hay una serie de medidas que se pueden seguir, como son:

 

§ Evitar el frío: en invierno bajan las defensas del organismo y los gérmenes encuentran menos barreras para infectar la vejiga.
§ No aguantar la orina mucho tiempo retenida en la vejiga, ya que favorece su infección.
§ Tener una escrupulosa higiene personal.
§ No usar materiales sintéticos en la ropa interior y evitar la ropa ajustada.
§ Acostumbrarse a beber abundantes líquidos que “lavan” mas a menudo la vejiga e impiden la concentración, y por tanto, crecimiento de gérmenes.
§ Los váteres públicos no transmiten este tipo de infecciones, ya que se requiere un contacto muy íntimo, que en estos sitios no se da.

Deja un comentario