Causas de dolor prostático

Salud en el hombre

Hay diferentes situaciones que pueden afectar a la próstata produciendo síntomas muy parecidos.
Normalmente obedecen a inflamaciones de la misma, bien producidas por bacterias (prostatitis agudas y crónicas), o inflamaciones crónicas de causa no bacteriana o la llamada prostatodinia, con diferencia la causa más frecuente de dolores en esa zona, normalmente asociada a molestias al orinar y a problemas de disfunción sexual o eyaculación dolorosa.

Su causa es desconocida aunque se ha especulado con que pueda ser producido por gérmenes de difícil diagnóstico. Lo que no cabe duda es que se trata de una inflamación que se agrava por el estado de ansiedad que producen las molestias continuas en el paciente, entrando en un círculo vicioso en el que no se sabe si el dolor es real o aumentado por la ansiedad.

La prostatitis aguda es un cuadro de infección de la próstata normalmente causado por los mismos gérmenes que causan infección urinaria (sobre todo la E. coli). Se puede adquirir por una infección de orina, una enfermedad de trasmisión sexual, o una manipulación del tracto urinario.

Cursa con síntomas similares a la infección urinaria (dolor al orinar, dificultad para orinar, y sensación de quedarse con ganas de seguir orinando tras terminar). En muchas ocasiones hay dolor en la zona lumbar y casi siempre aparece fiebre, normalmente acompañada de escalofríos. Si el cuadro es severo puede cursar con afectación del estado general.

Su diagnóstico suele ser fácil por el cuadro clínico, y se confirma mediante un tacto rectal en el cual se nota una próstata aumentada de tamaño y dolorosa. Ese tacto debe ser realizado con sumo cuidado ya que si se hace con cierta brusquedad puede producir que los gérmenes salgan masivamente de la próstata a la sangre.
El cuadro suele responder bien a antibióticos, que deben ser administrados durante varias semanas, ya que la próstata es un órgano en el que difícil que penetre el antibiótico.

Para asegurarse de que son sensibles a ellos los gérmenes, se debe tomar una muestra de orina previamente a iniciar el tratamiento, pero no debe esperarse al resultado del cultivo para comenzar los antibióticos.

Una vez llegue el resultado se verá si el germen es sensible o no al antibiótico instaurado, y si hay que modificar el tratamiento instaurado. Como tratamiento inicial se utilizan las quinolonas.
En caso de que el cuadro cause una gran afectación general o no responda al tratamiento debe valorarse el ingreso hospitalario. De la misma forma si él paciente tiene enfermedades que comprometan su inmunidad (por ejemplo diabetes, cáncer, enfermedades cardiacas, inmunosupresión…) la hospitalización está indicada.

Una vez haya cedido el cuadro, se deberá valorar con el paciente realizar un estudio urológico completo.
La prostatitis crónica puede ser de origen bacteriano o no encontrarse su causa. Lo más frecuente con diferencia es este segundo caso.

Suele producir mínimos síntomas, similares a los del hiperplasia benigna de próstata, y lo que a diferencia de esta que se encuentran gérmenes en el cultivo de la orina, bien espontáneamente o tras realizar un masaje prostático y recoge posteriormente las muestras de orina. La realización de este masaje prostático mejora la eliminación de leucocitos por la orina que nos darán el diagnóstico de prostatitis crónica.

Una vez más el tratamiento es el antibiótico (quinolonas) durante pautas largas.

La prostadinia, también llamada prostatitis crónica sin causa bacteriana, con diferencia la causa más frecuente de dolor en la zona del periné en los varones. Cursa con los síntomas típicos de infección urinaria: molestia al orinar, sensación de urgencia, sensación de peso… que dura muchos meses y en las que los diferentes estudios no encuentran nada, achacándose muchas veces el cuadro a una depresión o ansiedad.

Su causa es desconocida aunque se ha especulado con que pueda ser producido por gérmenes de difícil diagnóstico. Normalmente el tacto rectal evidencia una próstata normal o discretamente aumentada de tamaño. El masaje prostático no obtiene la eliminación de gérmenes o de leucocitos en la orina.
Por lo tanto no hay una prueba que la diagnostique, si no que se llega al mismo descartando todas las demás situaciones.

No existe un tratamiento específico para la misma aunque parece que mejora con descongestionantes prostáticos.

Deja un comentario