Tengo obstrucción nasal persistente, ¿a que puede deberse?

Alergias, Cirugía y procedimientos, Otros

La obstrucción nasal crónica es frecuente, y en la mayor parte de los casos se deben a alteraciones estructurales (tanto óseas como de sus mucosas) de la nariz y zonas adyacentes, que impiden el correcto paso del aire a través de ellas, pero no siempre es así, ya que también pueden ser producidas por problemas alérgicos, vasomotores, tumores, etc…

Importante es este último punto, ya que es habitual que el diagnóstico de estos tumores se retrase mucho al no pensar en ellos como causa de la obstrucción nasal.

Por ello, un primer punto importante es recordar que cuando se tiene una obstrucción nasal crónica y se acompaña de un sangrado por la boca o la nariz, sobre todo si es unilateral, debe ser buscado un tumor mediante la pertinente exploración por el otorrinolaringólogo.

La nariz desempeña un importante papel acondicionando y purificando el aire, y el paso de este por ella tiene dos componentes importantes; el puramente anatómico que es estático (permanece siempre igual), y el de su mucosa nasal, que es dinámica (puede producirse edema de la misma aumentado la resistencia al paso del aire).

Entre las causas más frecuentes de obstrucción nasal encontramos: el resfriado común, la desviación septal, diferentes tipos de rinitis: seca, alérgica, vasomotoras, la poliposis nasal, la obstrucción nasal de la embarazada, la secundaria a mediamentos, y finalmente, los tumores.

Del resfriado común como causa de obstrucción nasal no hablaremos, al ser sobradamente conocido.

La desviación del septo, produce una sensación de obstrucción crónica que se agrava cuando se suma algún catarro. No tiene porque apreciarse a simple vista la desviación (suele ser así cuando es secundaria a un traumatismo), y es en la exploración con el rinoscopio cuando se demuestra.
Cuando es quirúrgica o no dependerá de cada caso concreto, siendo más claro cuando la causa es un traumatismo reciente.

La rinitis seca se suele producir por excesivo calor seco ambiental que se transmite a la mucosa de la nariz y al desecarla tiende a la formación de costras secas. Si estas se manipulan y se desprenden, se producirá sangrado de las mismas.
El tratamiento es irrigaciones de agua o suero fisiológico para humedecerlas y aumentar la humedad ambiental para evitarla.

En las rinitis alérgicas se dan ataques de picor nasal, secreción acuosa nasal (rinorrea), sensación de obstrucción nasal y se suele acompañar de picor y enrojecimiento de los ojos.
El tratamiento suele hacerse con fármacos que controlan inicialmente el cuadro, fundamentalmente antihistamínicos y corticoides locales, que apenas producen efectos sistémicos por lo que son muy seguros. Esto fármacos nunca deben ser usados de forma continuada.
Un vez pasados los periodos agudos, se debe buscar la causa de la alergia e intentar no ponerse en contacto con el alérgeno que la produce, y si no es posible por estar constantemente presente en el ambiente, plantearse una vacunación. El problema de esta es que no es eficaz al 100% y es bastante incómoda de administrar, ya que suele tener que hacerse durante un tiempo muy prolongado.

La rinitis vasomotora es una reacción de la mucosa nasal ante muy diferentes circunstancias, y realmente no se conoce su causa real.
La cuestión es que ante frío, calor, cambios de temperatura, olores determinados, menstruación, incluso estrés…la mucosa nasal reacciona con una intensa secreción, picor nasal, salvas de estornudos…y obstrucción nasal.
No tiene un tratamiento eficaz, ya que una vez que el brote cede se recupera la funcionalidad normal y en muchos casos estos episodios son breves por lo que no requieren tratamiento.
Si se prolonga se tratan con vasoconstrictores y anticolinérgicos tópicos. No deben utilizarse de forma continuada(a ser posible por periodos máximos de una semana), por el serio efecto de rebote que pueden tener si el paciente abusa de ellos.

La obstrucción nasal que a menudo aparece en las embarazadas se debe a un engrosamiento de la mucosa nasal de causa hormonal. Cede al finalizar el embarazo, y solo debe tratarse con medidas higiénicas (lavados nasales), ya que los fármacos vaconcostrictores pueden producir serios problemas, como un desprendimiento de placenta.

La sinusitis crónica puede también producir obstrucción nasal crónica.
Normalmente su diagnóstico es fácil ya que cursa con dolores de cabeza, secreción purulenta, etc…La realización de una radiografía de senos la confirmará. Su tratamiento es antibioterapia y si no es efectiva, habrá que plantearse una intervención quirúrgica para mejorar el drenaje de esos senos, que será la medida definitiva para acabar con ella.

Los pólipos nasales producen obstrucción nasal acompañada de alteraciones en el olfato y secreción nasal constantes.
Se diagnostican al explorar con el rinoscopio. Suelen estar saciados a otras enfermedades, como el asma bronquial.
En muchos casos producen sinusitis secundarias a la obstrucción de la salida de los senos paranasales.
Como suelen recurrir a pesar de ser operados, se debe ser cauto en esta indicación, siendo necesario en muchos casos recurrir a una etmoidectomía intervención que asegura que haya recurrencia, pero que es una intervención mayor, a pesar de poder ser realizada por vía endonasal.
El problema es que aunque los corticoides son eficaces en el control de los pólipos, su uso a largo plazo aumenta los riesgos de sufrir sus numerosos e importantes efectos secundarios.
Importante es mencionar la rinitis medicamentosa, secundaria al uso abusivo y prolongado de vasconstrictores nasales y antihistamínicos, que acaban cornificando el problema de forma contraria a su teórico uso.

Finalmente, los tumores nasales; aparecen hacia los 50 años y están asociados a trabajadores de la caoba, níquel y cromo. Suelen producir obstrucción nasal unilateral, aunque también pueden darla unilateral. Se suelen asociar a episodios de sangrado por la nariz autolimitados. También pueden dar dolor de cabeza sordo y de baja intensidad.
Deben sospecharse precozmente, porque si no el diagnóstico se retrasa mucho lo que empeora el pronóstico.
Otro grupo de tumores que pueden cursar con obstrucción nasal son los localizados en la nasofaringe. Habitualmente producen obstrucción de la trompa de Eustaquio, por lo que suele producir más afectación del oído que del olfato u obstrucción nasal, pero también pueden darla. Habitualmente se retrasa mucho su diagnóstico porque cuesta mucho pensar en ellos, y no es rearo que debuten con la aparición de un ganglio sospechoso en el cuello (adenopatía).
Se deben sospechar cuando hay clínica persistente en el oído (por ej. otitis de repetición) que no se explican por otra causa concreta.

Deja un comentario