¿Que sabemos de la hepatitis E?

Otros

higiene personal manos -4
higiene personal manos -4

Pregunta:  ¿es cierto que hepatitis E se transmite por el agua?.

Respuesta: La hepatitis E está producida por el virus de la hepatitis E (VHE), y su transmisión es similar a la de la hepatitis A, principalmente por eliminación de virus por las heces y contaminación de las aguas por estas, que luego se utilizará para lavar la comida e incluso beberla (se denomina transmisión por vía fecal-oral).

Por ello, se puede manifestar tanto en forma de casos aislados como en forma de brotes epidémicos, sobre todo en países en vías de desarrollo, donde se considera endémica (enfermedad presente constantemente en una zona ).
En embarazadas, se puede transmitir al hijo produciendo cuadros de hepatitis en el recién nacido.
También se encuentra en animales (sobre todo cerdos), que pueden transmitirla con sus defecaciones al hombre.

El virus se elimina del hígado a través del conducto biliar para, posteriormente, ser excretado en las heces.
Por tanto, es típico que se transmita por beber agua no tratada, no cocinar la comida correctamente, y también por la manipulación de alimentos por enfermos.

El cuadro clínico que produce es el de una hepatitis aguda, que se caracteriza por un cuadro pseudogripal; dolores musculares, fiebre, cansancio… acompañado en algunos casos de ictericia (color amarillo de la conjuntiva de los ojos, y a veces de la piel, por depósito de la bilirrubina), con orina oscura y heces claras.
También puede haber nauseas/vómitos y dolor abdominal.

Habitualmente es un cuadro leve y autolimitado, excepto en embarazadas, donde puede llegar a cuasar un fallo hepático fulminante y producir el fallecimiento de la paciente.
Lógicamente, también en enfermos con problemas hepáticos previos u otras enfermedades graves (cáncer, cardiopatías, inmunodeficiencias…) puede llegar a descompensarlos y provocar complicaciones graves.

El diagnóstico se hace mediante un análisis de sangre, que analiza los anticuerpos que existen contra el virus.
En la fase inicial aparecen los denominados anticuerpos IgM, que indican la infección aguda, y posteriormente aparecen los IgG, que indican que la infección ya no está en fase aguda, y que sirven para el diagnóstico de personas que la han pasado y al haber sido un cuadro leve, no se han dado cuenta de ello.
Si fuera necesario, se pueden hacer técnicas especiales denominadas de PCR, o amplificación del material genético del virus, para el diagnóstico, pero en los casos habituales no es necesario hacerlo.
No tiene tratamiento específico, solo tratamiento sintomático (reposo, analgésicos, alimentación baja en grasas y equilibrada…), además del tratamiento de las complicaciones, si es que las hubiera.
Tampoco existe vacuna.
Durante la fase aguda es cuando mayor número de virus se eliminan por las heces, debiendo ser escrupuloso con el lavado de manos tras ir al baño, y la recogida de las aguas fecales en una red de tratamiento adecuada.
Asimismo, en países con malas condiciones higiénicas, no se debe beber agua sin tratar, ni comer alimentos crudos y limpiados con agua local.
La hepatitis E, como la A, no se cronifica, y la infección crea inmunidad duradera impidiendo que vuelva a pasarse la enfermedad.

Deja un comentario