Dolores de espalda; consejos

Consejos de salud, Lesiones deportivas, Otros, Reumatologia traumatologia

El dolor de espalda (conocido en general, como lumbago) es el motivo de consulta más frecuente en las consultas médicas.

La inmensa mayoría no obedece a un motivo grave, sino más bien a un problema evolutivo del hombre y aun estilo de vida deficiente.

Si se conoce que la mayor parte de sus causas tienen que ver con un estilo de vida erróneo, y se corrigen simplemente manteniendo un tono muscular adecuado y unas posturas higiénicas, en un alto porcentaje desaparecen sin necesidad de un tratamiento complejo.

La columna cumple una función básica de sostén de toda la estructura del cuerpo, pero además debe permitir la movilidad entre sus segmentos.

Está formada básicamente por huesos (las vértebras) con unas estructuras de unión flexibles que permiten el movimiento entre las mismas (los discos intervertebrales), teniendo además a su alrededor una serie de ligamentos y músculos que las protegen.

Los dolores se producen por afectación de estos elementos de sostén alrededor de las vértebras, o porque el disco intervertebral se hernia y comprime elementos nerviosos que circulan protegidos por las vértebras (médula espinal y sus raíces).

Un elemento clave es conocer que el hombre varió durante su evolución su posición de desplazamiento sobre cuatro 4 extremidades a dos, cuando comenzó a caminar. Esto produzco un importante incremento del peso sobre la columna. Este factor no sería importante si no se hubiera añadido un mal cada vez más importante en nuestra sociedad; la falta de movimiento (o sedentarismo). Permanecemos muchas más horas sentados y sin hacer ejercicio que nuestros antepasados más recientes (las hacen máquinas por nosotros), lo que favorece la pérdida del tono muscular, y esto en la espalda es un factor causante de muchos dolores.

A ello se añade un desconocimiento de las técnicas adecuadas para levantar pesos, lo que hace que en muchos trabajos, se levanten pesos que repercuten sobre la espalda

Por tanto, independientemente de diferentes enfermedades que puedan afectar a nuestra espalda, si seguimos estos consejos, mejorará nuestro estilo de vida y tendremos menor propensión a dolores de espalda:

  • Evite o trate las situaciones de estrés psíquico. Empeoran los dolores de espalda, y en muchas situaciones los desencadenan al producir aumento de la tensión muscular.
  • Hacer ejercicio físico diario. El mejor; caminar 30 ó 60 minutos al día a paso ligero, o nadar. También la gimnasia sirve, o cualquier otro deporte de movimiento, pero sin violencia física o grandes saltos o desequilibrios. El calzado; sin tacones excesivos.
  • Si tiene sobrepeso, debe eliminarlo, ya que el exceso de peso agrava las dolencias de la espalda, al repercutir mucho durante los movimientos de la misma.
  • Dormir en una cama con un colchón adecuado y con posturas correctas. Las posturas correctas son boca arriba y de costado, pero no boca abajo, ya que aumenta las curvaturas de la columna. El colchón; ni muy duro, ni muy blando.
  • Si está sentado mucho tiempo debe levantarse cada hora y caminar unos diez minutos. Controla que apoya toda la espalda en el respaldo de la silla y las piernas sobre un escabel para que las rodillas queden flexionadas. En el coche; sentarse de forma que los brazos no queden estirados del todo, sino a unos 120 º, y que las no tenga que estirar del todo las rodillas para apretar los pedales. La espalda, correctamente apoyada. Es mejor si el asiento tiene apoyo lumbar.
  • Controle como levanta objetos; debe flexionar las piernas, acercar el objeto a su centro de gravedad (pegarlo al cuerpo), y no levantarlo por encima de su cabeza. Si realmente es pesado, hacerlo entre dos. Si se lleva peso en los brazos, repartirlo adecuadamente. Si se lleva mochila, no sobre un hombro, sino bien colocada y sujeta por las dos asas.
  • Un comentario en “Dolores de espalda; consejos

    Deja un comentario