Aftas orales

Enf. del aparato digestivo, Otros

Las aftas o úlceras orales, son lesiones que aparecen en la zona interior de la boca. Son úlceras muy dolorosas que normalmente se curan solas en el plazo de una semana.
Su causa es desconocida, aunque hay cierto componente genético, ya que hasta el 50 % de los que las sufren tienen familiares con el mismo problema.

También pueden ser provocadas por lesiones en el interior de la boca (típicamente por mordeduras o prótesis dentales mal ajustadas), infecciones, estrés, ciertos alimentos (nueces, tomate, chocolate, queso…), medicamentos (antinflamatorios), enfermedades que bajan las defensas (por ej. infecciones por VIH), déficit de hierro o vitaminas, cambios hormonales en las mujeres, enfermedades sistémicas….

Son muy dolorosas, y los días previos el paciente siente una sensación de quemazón, y posteriormente aparece la úlcera, que duele mucho más al comer o al hablar.

Típicamente suelen comenzar en la infancia, mejorando al ir creciendo, presentando menor número de recurrencias que cuando se es niño.

Si aparecen en mayores, sin haberlas tenido nunca, y son muy recurrentes, hay que buscar algunas de las enfermedades citadas previamente.

Su tratamiento no es necesario si nos son múltiples o muy dolorosas.

Los enjuagues con clorexidina y algunos compuestos con corticoides tópico, reducen el dolor y la duración de las lesiones.
La tetraciclina en forma de enjuagues se usa para prevenir la infección de las aftas y parece reducir su duración, aunque no evita las recurrencias.
Se debe mantener el preparado en la boca durante unos 3 minutos, y luego escupirlo.
También se pueden utilizar compuestos que cubren la úlcera y mitigan su dolor al roce. Los más utilizados son los que contienen una pasta con sucralfato (Urbal en sobres) o carbenoxolona (Sanodín gel) y que se aplican directamente sobre la úlcera (pregunte por ellos en su farmacia).
Estos compuestos impiden la irritación de las úlceras y aceleran la resolución de las mismas.
Algunos anestésicos locales como la lidocaína se pueden aplicar localmente, pero hay que tener cuidado de que no se absorvan excesivamente. La bencidamina (Tantum verde®) es un antiinflamatorio en aerosol o solución para enjuagues.
También el Emla y violeta de genciana (tiñe la boca mucho y por eso no se usa) disminuyen el dolor y aceleran la curación.

Como remedios caseros se pueden utilizar varios; enjuagues con una mezcla de agua oxigenada disuelta en agua normal (1 de agua oxigenada por 10 de agua).
Como medida preventiva es fundamental no morderse los carrillos. Para ello se debe masticar despacio.

Deja un comentario