Solución a los problemas auditivos

Otorrino

Según la OMS (Organización mundial de la salud) 360 millones de personas padecen pérdida de audición incapacitante en todo el mundo y aproximadamente 1 de cada 3 personas mayores de 65 años tienen problemas para oír correctamente

Se estima que una persona sufre pérdida de audición cuando no es capaz de oír correctamente por cualquiera de los dos oídos sonidos a 25 dB y se considera pérdida de audición incapacitante una pérdida de audición superior a 40dB en el oído con mejor audición en los adultos y superior a 30dB en el oído con mejor audición en los niños.

Las causas que ocasionan la pérdida de audición, e incluso la sordera, son muy variadas pero se pueden dividir en congénitas (o de nacimiento) y aquellas adquiridas. Las congénitas suelen ser debidas a problemas durante el embarazo o el parto y las adquiridas pueden tener muy diversas causas como infecciones, traumatismos, la exposición prolongada a ruidos fuertes o simplemente el envejecimiento, que provoca la degeneración de las células sensoriales.

Para mejorar la calidad de vida de las personas afectadas existen diversas opciones que mejoran  la audición como los audífonos, los implantes  y otros dispositivos existentes en el mercado.
Los más conocidos son los audífonos que utilizan habitualmente las personas mayores cuando su capacidad de captar sonidos se ve mermada por la edad, pero los implantes están siendo cada vez más demandados por su elevada eficacia, aunque tienen el inconveniente de que es necesario realizar una intervención de cirugía para su instalación.

El implante coclear es un dispositivo electrónico que permite recuperar la capacidad auditiva de algunas personas sordas de nacimiento o que han perdido totalmente la audición. Consiste en  un transductor que transforma las señales acústicas en señales eléctricas que estimulan el nervio auditivo, de manera que las personas que lo utilizan son capaces de recibir y procesar sonidos.

Otra posibilidad existente es el implante osteointegrado con el que se aprovecha la superficie ósea del cráneo para generar la vibración. Es casi inapreciable a la vista y duradero en el tiempo.

Problemas auditivos que dificultan la audición

Los motivos que dificultan la audición pueden ser muy variados, desde problemas leves y de fácil solución como el tapón de oído debido a un exceso de cerumen en el conducto auditivo hasta degeneraciones complejas como la otosclerosis que requieren tratamiento quirúrgico.

Las personas que padecen otosclerosis sufren una perdida auditiva importante, ya que presentan un hueso esponjoso que crece anormalmente e impide que los huesos del oído vibren en respuesta a las ondas sonoras impidiendo la audición.

Otro problema cada vez más frecuente son los acufenos, también conocido como tinnitus, que consiste en escuchar sonidos o zumbidos que no proceden de ninguna fuente externa. Las causas de este fenómeno pueden ser múltiples tales como diversas enfermedades (otitis, neurinoma del nervio acústico, etc.) o incluso algunos fármacos como los Amimoglucósidos.

Este trastorno se conoce también como mal de los músicos ya que tienen mayor predisposición a padecerlo las personas que por cuestiones de trabajo o de ocio están en contacto directo con ruido alto durante mucho tiempo. Personas muy conocidas como el cantante Phil Collins o también Bill Clinton, ex presidente de los Estados Unidos y gran aficionado al saxofón padecen este problema.

Otro trastorno auditivo relacionado con la música es la incapacidad de distinguir entre diferentes notas musicales denominado sordera tonal. No se conoce con exactitud cuanta gente lo padece pero puede dificultar a los que lo sufren el placer de disfrutar de un buen concierto.

Ante todos estos problemas comentados, es necesario tomar conciencia de la importancia de la audición y del ruido al que nos exponemos diariamente para disminuir sus efectos negativos en la medida que nos sea posible. Además es recomendable revisar periódicamente nuestra capacidad auditiva.

Deja un comentario