Implante coclear: la mejor solución para superar los problemas auditivos

Otorrino

ArticuloP

Con motivo del “Día Internacional del Implante Coclear”, que se celebrará el próximo 25 de febrero, tuotromédico.com se una a la iniciativa y aprovecha para dar a conocer uno de los implantes más utilizados y más efectivos para las personas con problemas de audición.

El implante coclear es un pequeño dispositivo electrónico que ayuda a personas totalmente sordas o que tengan muchas dificultades auditivas a escuchar de una manera más satisfactoria.

Existen otras técnicas, como el audífono, para ayudar a este tipo de personas pero el implante coclear se diferencia de ellas en la necesidad de realizar una intervención de cirugía para su instalación.

Todos los implantes de este tipo constan de componentes muy similares. Una parte de este dispositivo se implanta quirúrgicamente dentro del hueso que rodea el oído y tiene un receptor por el cual decodifica y posteriormente envía una señal eléctrica al cerebro. Por otro lado, se encuentra la segunda parte del dispositivo que es externa. Tiene un micrófono, un procesador de lenguaje y una antena. Con esta parte se recibe el sonido, lo convierte en una señal eléctrica y lo envía a la parte interna del implante coclear.

Estos implantes tan sofisticados están siendo ampliamente utilizados y son muy efectivos la mayoría de las veces para personas con problemas de audición. Es una solución adecuada para los casos más graves ya que en los casos leves bastaría con un audífono. Este implante, por tanto, solo está indicado en los casos en los que el oído interno está afectado y no se obtienen beneficios con el audífono tradicional.

CÓMO SE COLOCA UN IMPLANTE COCLEAR:

La operación para su implantación es sencilla. En contadas ocasiones acarrea alguna complicación, pero no suelen ser graves. Después de administrar anestesia general para dormir al paciente, se coloca el dispositivo en una cavidad creada detrás del oído y realizada mediante un taladro y un microscopio. A ve

ces,  se perfora una cavidad por debajo del hueso con la finalidad de que el implante tenga menos probabilidad de que se mueva debajo de la piel.

Después de la operación se puede sentir la incomodidad de tener algo debajo de la piel y se puede notar que la herida no está cicatrizada del todo. Por ello hay que tener cuidado para que la sutura no se abra o se infecte.

Otros riesgos más graves pero más improbables son que se dañe algún nervio, que se escape el líquido que rodea al cerebro (líquido cefalorraquídeo) o algún fuerte mareo.

PRONÓSTICO Y COMO VIVIR CON ÉL

No siempre al someterse a este tipo de cirugía se obtiene los resultados deseados. A veces, algunas personas pueden aprender a comunicarse de forma muy natural y otras únicamente a reconocer determinados sonidos. Llegar a conseguir los mejores resultados posibles puede ser un trabajo que dure muchísimos años de entrenamiento y para ello se debe estar motivado. Por eso, existen programas de rehabilitación de la audición y del lenguaje para los pacientes que lo solicitan.

El pronóstico y la calidad de vida de las personas que se someten a este tratamiento depende de muchos factores como:


  • El estado del nervio auditivo antes de la cirugía
  • Las capacidades mentales
  • El dispositivo utilizado
  • La cantidad de tiempo que previamente se ha estado con problemas de au
    dición
  • La cirugía en sí misma

Este implante coclear debe permitir al paciente llevar una vida normal con los únicos inconvenientes de las dificultades para practicar deporte y la imposibilidad de someterse a una resonancia magnética.

Deja un comentario