Cirugía refractiva láser

Oftalmología

ArticuloP

El término cirugía refractiva hace referencia al conjunto de técnicas quirúrgicas que se llevan a cabo con el objetivo de evitar la dependencia del paciente de gafas o lentes de contacto que se consagran como un elemento obligatorio en  personas con  miopía, astigmatismo o hipermetropía. Para ello, existen dos alternativas:

  • la cirugía refractiva con láser en la que se realizan modificaciones en la curvatura de la córnea para corregir las dioptrías del paciente.
  • la implantación de lente intraocular. Generalmente estas técnicas son llevadas a cabo en aquellos casos en los que no es posible utilizar la cirugía láser. Por ejemplo, una miopía elevada o una córnea demasiado fina.

Cirugía refractiva con láser: Técnicas de corrección

La cirugía refractiva láser ha evolucionado a lo largo del tiempo y existen diferentes técnicas o procedimientos que pueden utilizarse para reducir o eliminar los defectos refractivos como la miopía, hipermetropía o astigmatismo.

En general, este tipo de cirugía refractiva se lleva a cabo gracias al láser Excimer, tecnología responsable de realizar la modificación de la curvatura de la córnea por medio de pulsos de luz que volatilizan el tejido de manera controlada.

Las técnicas de cirugía refractiva con láser son todas de carácter ambulatorio con anestesia tópica (gotas anestésicas) y el paciente puede abandonar la clínica por su propio pie.

Las principales alternativas para la cirugía refractiva con láser son las siguientes:

LASIK

El LASIK (Laser-Assisted in Situ Keratomileusis) es la técnica más popular y consiste en la remodelación de la córnea desde el interior del estroma (capa intermedia de la córnea) mediante el uso de láser Excímer.

A modo de resumen, podemos decir que la técnica LASIK se lleva a cabo en 3 fases principales:

  1. Creación del flap de tejido corneal: Para poder aplicar el láser Excímer en el interior de la córnea, tras la colocación del blefaróstato que evitará parpadeos involuntarios, se crea un flap o colgajo de tejido corneal que es retirado proporcionando acceso al interior del estroma. Esto puede hacerse mediante un instrumento de corte preciso llamado microquerátomo o mediante un láser de femtosegundo.
  2. Fotoablación: Una vez se tiene acceso al estroma, mediante pulsos de láser Excímer se modifica la curvatura corneal en función del tipo y cantidad de defecto refractivo a corregir.
  3. Recolocación del flap: Tras el modelado corneal, el flap de tejido que anteriormente había sido retirado ahora es devuelto a su posición original y sin necesidad de sutura deberá quedar correctamente adherido a la córnea.

Habitualmente el posoperatorio consistirá en la aplicación de unas gotas antibióticas y antiinflamatorias además de unas lágrimas artificiales que servirán para mantener la hidratación del ojo.

Con esta técnica la mejora visual es inmediata aunque no se certifica la agudeza visual obtenida hasta pasados un par de meses.

PRK

La técnica PRK (Photorefractive Keratectomy) también utiliza láser Excimer pero, a diferencia del LASIK, en esta no se incide en el interior de la córnea (estroma) sino que se hace sobre la superficie de la misma. Por esto recibe el nombre de técnica de superficie.

Para aplicar la técnica PRK se retira la zona central del epitelio corneal y sobre esta misma zona se incide con los pulsos de láser Excimer. Para ayudar a la retirada del epitelio se aplica una disolución de etanol.

A pesar de que la técnica PRK es menos complicada por el hecho de no existir el flap corneal, sí que es cierto que las molestias posoperatorias son mayores que con la técnica LASIK.

Por otra parte, cabe añadir que existen otros dos métodos de superficie que son, en esencia, lo mismo que la técnica PRK. Se trata del LASEK y del Epi-LASIK y la diferencia entre las tres técnicas radica en la forma en que se retira el epitelio corneal para dar acceso al estroma.

WaveFront-Guided Laser – Tratamiento personalizado

El WaveFront-Guided Láser es una mejora en los sistemas de corrección refractiva por láser de miopía, hipermetropía o astigmatismo. Puede aplicarse a cualquiera de las técnicas comentadas anteriormente y consiste en generar un mapa tridimensional del ojo del paciente en el que se tienen en cuenta otro tipo de aberraciones conocidas como “de alto orden” que son los halos y deslumbramientos.

De esta forma, la localización de estas imperfecciones corneales es transmitida al láser Excimer con el objetivo de que se pueda moldear la córnea de una forma mucho más personalizada y con ello eficiente. Por eso, se considera que el WaveFront-Guided Láser es un extra que puede añadirse a cualquiera de las técnicas anteriores con el fin de mejorarlas o completarlas.

Como verás, existen diferentes técnicas de corrección refractiva láser que se aplican en la actualidad. La indicación quirúrgica dependerá de los resultados de tus pruebas preoperatorias y la decisión es de tu oftalmólogo responsable de la intervención que deberá explicarte los porqués de su elección y contarte por qué el método de corrección elegido es el más adecuado para ti.

Seguro que con toda esta información te surgen un montón de preguntas referentes a la cirugía refractiva. Un centro oftalmológico de referencia en cirugía refractiva láser es la Clínica Rahhal, donde fueron pioneros en 1991 con estas técnicas y desde entonces se han mantenido a la vanguardia de la tecnología contando además con una gran experiencia que garantiza los mejores resultados.

Deja un comentario