Si en la farmacia me toman la tensión y esta alta, ¿que significa?

Consejos de salud, Hipertensión, Pruebas diagnósticas

Se sabe que cerca del 30 % de la población del mundo occidental sufre de hipertensión arterial (HTA), y que la mitad de ellos lo desconocen al no dar síntomas.

Se denomina HTA a las cifras de tensión arterial superiores a 140 mmHg de “alta” o sistólica, y las superiores a 90 mmHg de “baja” o diastólica.

Pero se sabe que a menores cifras de tensión arterial, menor riesgo cardiovascular, lo que lleva a que se hayan añadido más definiciones a la anterior.

Se dice que una persona tiene la tensión “normal”, cuando las cifras son inferiores a una diastólica (“baja”) menor de 80 mmHg, y una sistólica (“alta”) menor de 120 mmhHg.
Si la diastólica es de 80 a 89 mmHg o la sistólica de 120 a 139 mmHg, se denomina “normal-alta” o prehipertensión.

Nueve de cada diez casos de HTA son de causa desconocida (lo que se denomina HTA primaria o idiopática).

Uno de los problemas que tenemos para su diagnóstico es que la tensión arterial no se mantiene constante a lo largo del día (sus cifras son más altas durante el día y disminuyen por las noches), y además también cambian sus cifras con diferentes situaciones, como el estrés, las emociones, los disgustos, el esfuerzo físico…lo que hace que su diagnóstico sea más difícil.
Si a eso sumamos que al tomarse la tensión en un consultorio médico u hospital, muchas personas se ponen nerviosas y la tensión les sube excesivamente (lo que se denomina HTA de “bata blanca”), lleva a que muchas personas se pregunten como se llega al diagnóstico realmente, y si cuando les toman la tensión con un aparato automático en la farmacia, y este les indica que la tienen alta, realmente se puede decir ya que son hipertensos.

Para afirmar que una persona es hipertensa, es necesario proceder a una toma de tensión correcta.
Esta toma requiere que el ambiente sea tranquilo, con el paciente en reposo (preferiblemente tumbado o, al menos, sentado), dando igual en que brazo se tome.
Es importante que el manguito que rodeará al brazo no sea ni demasiado grande, ni demasiado pequeño.
Se deben tomar tres medidas de tensión arterial, separadas unos 20 minutos, y repetirlas en otro día distinto.
Si las cifras salen altas en estas condiciones, se puede decir ya que el paciente es hipertenso.

Si las cifras son normales, se tomarán de nuevo cada dos años, excepto si las cifras son “normal-alto”, situación en la que se debe controlar al paciente cada año.
De la misma forma, si el paciente tiene otros factores de riesgo cardiovascular añadidos aunque no sea hipertenso, el control deberá ser anual.

Los aparatos de la farmacia son seguros, pero habitualmente la técnica en estos establecimientos no es tan depurada como la de las consultas médicas, ya que hay ruido ambiental, se suele venir de hacer un esfuerzo, el manguito puede no ser el adecuado, puede ser que la persona que nos atienda no conozca bien la técnica, no es posible tomarla tumbado…
No quiere decir que no sirvan, pero si dan una tensión elevada, siempre hay que confirmarla en la consulta de nuestro médico o enfermera de cabecera, que nos darán el diagnóstico seguro y definitivo.

En caso de que exista una HTA de “bata blanca”, el paciente puede llevar a su domicilio un aparato portátil de medida, y proceder a realizar las tomas en el domicilio (automedida de la tensión arterial) .
Con los resultados de estas medidas y las del consultorio, el médico puede hacer su valoración más correctamente.
Se aconsejan los de brazo, mejor que los de muñeca, y el manguito tiene que ser el adecuado al paciente, ya que si es muy corto aumentará ficticiamente la tensión arterial.
Se recomienda que se hagan las medidas a primera hora de la mañana y en ayunas, y posteriormente a la tarde.
Hay que tener en cuenta que aunque estos aparatos, al ser manejados por personas con menor experiencia, pueden darnos inicialmente cifras algo más erróneas, al ser utilizados siempre por las mismas personas y en las mismas condiciones, acaban aportando cifras muy valorables, a veces, más que las tomadas en el centro de salud, lo que conlleva a que el control del hipertenso sea mejor al participar el paciente más activamente en el.

En los casos en los que la HTA se produce en situaciones de estrés frecuente, o ante casos muy dudosos, se puede recurrir a la toma de tensión arterial de 24 h, el denominado Holter de tensión arterial.
Este aparato se lleva puesto 24 h y toma la tensión periódicamente, lo que asegura un lectura de la tensión en las diferentes situaciones de nuestra vida diaria, aportando muchos datos para ver como reacciona nuestra tensión ante ellas.

Deja un comentario