Vacuna contra el virus del papiloma humano (V.P.H.)

Consejos de salud, Enf. de transmisión sexual, Salud en la adolescencia, Salud en la mujer

Si el Virus del Papiloma Humano (VPH) no produjera cáncer, no existiría la necesidad de buscar una vacuna, ya que casi todas las infecciones por este patógeno cursan de manera benigna e, incluso, desaparecen espontáneamente. En realidad, de los 100 tipos de VPH que se han clasificado, sólo una treintena afectan a la zona genital y, entre ellos, unos pocos tienen capacidad oncogénica.

Concretamente, las variantes que tienen la relación más directa con el cáncer de cuello de útero son el 16 (responsable del 50% de los casos, aproximadamente) y el 18 (origen del 20%).

El resto de los tumores de cérvix están provocados por otras cepas. Concretamente, un estudio publicado en ‘The New England Journal of Medicine’ en febrero de 2003, y dirigido por un equipo de investigadores españoles, localizó hasta 13 subtipos del VPH que podían catalogarse como «claramente oncogénicos» (aunque su incidencia fuera menor que la de los anteriores) y otros tres que «probablemente», según los autores, estaban relacionados con la enfermedad.

En cualquier caso, «la vacunación contra los VPH oncogénicos más comunes (VPH-16 y VPH-18) podría prevenir el desarrollo de más del 70% de los tumores de cuello de útero en todo el mundo», rezan las conclusiones de un novedoso estudio que se ha publicado hoy mismo en la revista ‘The’ ‘Lancet’.

Aproximadamente el 50 % de las mujeres ha tenido infección por el Virus del Papiloma Humano (VPH), responsable de algunos tipos de cáncer de cuello uterino y que se transmite a través de las relaciones sexuales, pero en muchos casos se resuelven espontáneamente, y en solo alrededor del 5% persiste la infección pudiendo desarrollar a largo plazo cáncer de cuello (normalmente por los subtipos 16 y 18 del VPH).

Actualmente existen en el mercado dos vacunas frente al virus del papiloma humano, que probablemente protegerán contra el cáncer de útero (aunque esto se comprobará dentro de 10 ó 20 años, al descender la incidencia de este). Tienen algunas diferencias respecto a su composición, pero ambas protegen de los subtipos del virus del papiloma humano (VPH) que con más frecuencia producen el cáncer de cuello uterino.

Su precio es alrededor de los 500 euros (son 3 dosis).

La indicación de esta nueva vacuna es para mujeres que no hayan tenido relaciones sexuales, y por tanto tampoco contacto con este virus. Al aplicarla desarrollarán inmunidad frente a los tipos de virus contenidos en la vacuna. Por ello, casi todas las comunidades autónomas la incluirán en su calendario vacunal a partir de los 12-13 años.

Para las mujeres adultas, aunque puede ser efectiva si no ha existido infección, no se indica inicialmente por la razón comentada previamente, pero no está contraindicada. Puede ustedes discutir con su Ginecólogo su caso concreto, y el les asesorará sobre la conveniencia o no de aplicársela.

Deja un comentario