Transmisión del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH)

Consejos de salud, Enf. de transmisión sexual, Enfermedades infecciosas, Hábitos saludables, Infección VIH y SIDA, Salud en el hombre, Salud en la mujer

El virus que produce el síndrome de inmunodeficiencia adquirida o VIH se ha encontrado en fluidos corporales de personas infectadas pero sin embargo, en la transmisión sólo están implicados la sangre, el semen, la leche materna y las secreciones vaginales.

No se ha probado la transmisión a través de las lágrimas, la saliva y el sudor de las personas infectadas y por tanto a través de besos ni vasos ni alimentos que pudieran estar en contacto con saliva. Por lo cuál se puede concluir que no hay evidencia de contagio por lágrimas, saliva o sudor.

La transmisión sexual depende del tipo de práctica sexual que se realice; así en prácticas heterosexuales, se podría producir por relación sexual completa, en la que el semen contaminado penetra en la vagina de la mujer. También en el caso contrario, aunque eñ riesgo de transmisión es menor y depende de pequeñas erosiones del pene.

La relación anogenital también tiene alto riesgo debido a microtraumatismos de la pared del recto y por ello, la diseminación por semen contaminado.

En el resto de relaciones (buco-genitales u otras), depende de si existen pequeñas lesiones en la piel que favorecerían la posibilidad de que el virus presente en el semen pueda penetrar al organismo; por tanto, debería de haber contacto del semen contaminado con dichas heridas.

En los casos en que no existen lesiones, no se debería producir el contagio, ya que el virus muere rápidamente en contacto con el aire, no obstante, siempre es recomendable en las relaciones sexuales utilizar métodos de barrera tipo preservativo masculino o femenino, ya que hay otras enfermedades de transmisión sexual que se transmiten con más facilidad y se evitan con el preservativo.

Deja un comentario