130.000 españoles padecen el virus del SIDA (VIH)

Enf. de transmisión sexual, Enfermedades infecciosas, Infección VIH y SIDA

– El próximo domingo, 1 de diciembre, se celebrará el ‘Día Mundial de la Lucha contra el SIDA’, una enfermedad que constituye una de las principales preocupaciones en salud pública mundial, ya que ha dejado más de 36 millones de fallecidos hasta la actualidad. Con motivo de esta efeméride, Pulsomed.com se une a la iniciativa y aprovecha para destacar algunos aspectos sobre esta afección contagiosa que puede afectar a cualquier persona


El SIDA es una enfermedad producida por el Virus de la Inmunodeficencia Humana (VIH), y es uno de los problemas más importantes de la salud pública mundial, ya que ha dejado más de 36 millones de fallecidos hasta la actualidad, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En España, hasta 5.000 personas se podrían ver afectadas anualmente por el virus del SIDA, y actualmente hay 130.000 infectados con el VIH, según datos del Instituto de Salud Carlos III, de Madrid. Por su parte, el número de personas infectadas en todo el mundo el pasado año asciende a 35 millones.

Esta enfermedad constituye un grave problema especialmente en los países de ingresos bajos o medios, en los que a finales del año 2012 recibían terapia antirretrovírica cerca de 10 millones de personas, 630 000 de ellos niños, aunque aún hay más de 19 millones que necesitan tratamiento y no tienen acceso a él. Concretamente el África subsahariana, donde vive el 69% de la población mundial infectada por el virus, es la región más afectada con uno de cada 20 adultos contagiado.

El SIDA es una infección viral crónica que destruye gradualmente el sistema inmune, dejando el cuerpo vulnerable a una gran variedad de enfermedades, y que se produce cuando se traslada de un individuo a otro una suficiente cantidad de virus. La infección por VIH no significa padecer el SIDA, ya que el periodo transitorio entre la infección y la enfermedad puede durar hasta diez años sin notar síntomas, encontrarse bien y tener buen aspecto. Las personas infectadas, pero sin la enfermedad, son las denominadas seropositivas, y pueden contagiar el virus a otras personas. En este sentido, se sospecha que todas las personas infectadas por VIH desarrollan el SIDA después de un tiempo determinado, aunque esta teoría no se ha probado definitivamente.

El virus se encuentra principalmente en la sangre, el semen, en las secreciones vaginales y en la leche materna, y puede ser trasmitido a otras personas a través de heridas, pinchazos, heridas en la piel, mucosa vaginal o mucosa anal. De este modo, algunas de las vías más frecuentes de transmisión son las relaciones sexuales con personas infectadas sin preservativo, compartir jeringuillas o agujas para el consumo de drogas inyectables, o el embarazo de una mujer infectada, ya que la madre puede transmitir el virus al bebé durante el embarazo, el parto o la lactancia.

En este sentido, los grupos de riesgo históricos han sido los varones homosexuales o bisexuales, adictos a drogas vía intravenosa que compartían las agujas, parejas sexuales de aquellos que están en los grupos de alto riesgo, o bebés que nacen de madres con VIH. Sin embargo, hoy en día el peligro se desplaza a los contactos sexuales heterosexuales, sobre todo entre la gente joven.

Síntomas y tratamientos

Aunque, como hemos dicho, la infección inicial puede no producir síntomas, en el caso de que los haya, los principales de esta enfermedad son el agotamiento prolongado e inexplicable, tener fiebre durante más de diez días, exceso de sudor, dolor de garganta y tos, diarrea frecuente, o pérdida de peso no intencionada, entre otros muchos posibles malestares.

El test que muestra la infección por Virus de la Inmunodeficencia Humana es el test de ELISA de anticuerpos VIH, cuyos resultados se obtienen en unas horas y es muy sensible para identificar los casos positivos. Además, se realiza la cuenta de linfocitos para saber la afectación del sistema inmune, y desde el año 1995 existe la técnica de Reacción de la Cadena de la Polimerasa (PCR, sus sigas en inglés), que permite medir la cantidad de virus en la sangre y en el organismo.

En caso de un resultado positivo, existen fármacos que ayudan a reducir la cantidad de virus en el organismo del paciente, e incluso a eliminarlo totalmente. Así, los ‘Inhibidores de la Transcriptasa Inversa’ (Retrovir, Epivir, Intelence…) tienen un efecto transitorio sobre el VIH, logrando retrasar la aparición de SIDA como máximo 2 años. Si se usan con la enfermedad contraída, retrasan la muerte en 1 ó 2 años, y se logra como media dividir por 10 ó por 50 la cantidad de virus de la sangre, una reducción insignificante.

Por su parte, los ‘Inhibidores de la Proteasa’ (Norvir, Invirase, Aptivus…), en combinación con los anteriores, logran dividir la carga viral por 1.000 ó más. En algunos pacientes consiguen hacer desaparecer el virus de la sangre y, manteniendo el tratamiento varios años, podrían eliminarlo por completo. Los resultados obtenidos son muy buenos, con reducciones de mortalidad de más del 50%, recuperación de linfocitos y mejoría de los síntomas de la enfermedad.

También existen los ‘Inhibidores de entrada’, que impiden la entrada del VIH en el organismo, y se dividen en ‘Inhibidores de la Fusión’ (Fuzeon) e ‘Inhibidores de los Correceptores’ (Celsentri). Asimismo, los ‘Inhibidores de la Integrasa’ (Isentress) bloquean la enzima responsable de introducir los genes del VIH en el núcleo de la célula infectada, con lo que no permite reproducir ni extender la infección.

Estos tratamientos son relativamente bien tolerados y se administran por boca. Aunque son muy caros (un Inhibidor de la Proteasa más dos Inhibidores de la Transcriptasa suponen al año más de 250.000 euros), en España están cubiertos por la Seguridad Social y las vidas salvadas y el ahorro que producen en gastos de hospitalización compensan ampliamente su valor económico.

Para complementar y ampliar esta información, puede visitar nuestra página web ‘www.tuotromedico.com’, en la que encontrará los apartados relativos a esta enfermedad ‘El Sida’, ‘Síntomas del contagio del sida’ o ‘Contagio de sida’, entre otros, y en los que se explican al detalle los síntomas, diagnósticos y tratamientos de prevención de la enfermedad. La web también cuenta con una guía dedicada exclusivamente a esta afección: SIDA.

Deja un comentario