50 personas mueren diariamente a causa de la EPOC en España

Enfermedades respiratorias

El próximo miércoles, 19 de noviembre, se celebra el Día Mundial de la EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), una de las primeras causas de muerte en el mundo, ya que se calcula que son más de 3 millones de personas las que mueren a causa de esta enfermedad. Aprovechando este día tuotromedico.com se une a la iniciativa para dar a conocer la EPOC y su prevención.


La enfermedad pulmonar obstructiva crónica, o también llamada EPOC, es una enfermedad progresiva que causa dificultad para respirar con motivo de un bloqueo persistente del flujo del aire. Normalmente agrupa dos trastornos, aunque uno de los dos suele ser dominante: la bronquitis crónica, que se caracteriza por la inflamación del recubrimiento de los bronquios, y el enfisema, que se caracteriza por el daño de las bolsas de aire de los pulmones.

La EPOC altera la respiración normal, por lo que se ha convertido en la primera causa de muerte en España. Aproximadamente, según datos ofrecidos por la OMS, afecta a un 10% de la población de entre 40 y 69 años, por lo que mata a 50 personas al día. En el mundo, son 3 millones de personas las que mueren a causa de esta enfermedad y 210 millones de personas las que la sufren. Debido al alto consumo de tabaco de nuestra sociedad, la OMS prevé que en los próximos años las muertes por la EPOC aumenten un 30%. En la actualidad, afecta casi por igual tanto a los hombres como a las mujeres.

La principal causa de la EPOC es el hábito de fumar , afectando tanto a fumadores activos como a pasivos. Además,  estar expuesto a gases en el lugar de trabajo, el aire contaminado, el polvo o el uso frecuente de fuego para cocinar sin ventilación, también pueden ser perjudiciales.

Otra causa conocida es una deficiencia hereditaria relativamente rara de una proteína (alfa-1-antitripsina) que tiene una función protectora de los pulmones. Estos enfermos tienen una forma severa de enfisema de comienzo muy precoz, antes de los 30 o 40 años.

Los síntomas más frecuentes de esta enfermedad pulmonar son la dificultad respiratoria por la falta de aire, presión en el pecho, sibilancias (silbidos al respirar), y la tos crónica, que en ocasiones puede producir mucosidad. Además, a medida que la enfermedad empeora, pueden hacerse muy difíciles actividades cotidianas como subir escaleras o llevar una maleta.

Dado que los síntomas de la EPOC se presentan lentamente, es posible que algunas personas no sepan que tienen la enfermedad. Es por ello, que más de un 70% de las personas que la padecen están sin diagnosticar.

En cuanto al diagnóstico de la enfermedad, el médico puede no hallar nada anormal mediante una exploración física. La utilización de un estetoscopio o las radiografías de tórax pueden ser útiles, sin embargo, no siempre son fiables para el diagnóstico de esta enfermedad, ya que algunas veces los pulmones suenan normales aunque la persona padezca la EPOC. Por lo tanto, el mejor examen para esta enfermedad pulmonar sería mediante un aparato denominado espirómetro, que consiste en soplar con la mayor fuerza que se pueda dentro del aparato y evaluar la capacidad pulmonar. El espirómetro mide la cantidad y velocidad del aire inspirado y espirado por segundo y los resultados se pueden analizar en el momento.

Algunos pacientes pueden necesitar que les hagan un examen de sangre llamado gasometría arterial, que consiste en extraer la sangre de una arteria en vez de una vena. Se realiza para medir las cantidades de oxigeno y dióxido de carbono en la sangre.

Dejar de fumar y vida saludable

La EPOC es una enfermedad no curable, pero el tratamiento puede retrasar su progresión. Existen varias medidas para aliviar los síntomas, impedir el agravamiento de la enfermedad y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

La mejor manera y la principal para reducir el daño pulmonar es dejar de fumar. Asimismo, los beneficios de abandonar el hábito serán inmediatos.

Para tratar la EPOC se emplean diferentes tipos de medicamentos:

  • Broncodilatadores: aumentan el diámetro de los bronquios facilitando el paso del aire. Estos medicamentos ayudan a abrir las vías respiratorias permitiendo que se introduzca oxígeno en los pulmones. Existen broncodilatadores en jarabes, comprimidos o en aerosol.
  • Vacunas: Ciertas enfermedades comunes como la gripe, pueden producir riesgos graves en personas con EPOC. Por esta razón, es recomendable vacunarse anualmente, principalmente contra la gripe y la neumonía. Se aconseja evitar el contacto con personas que sufren resfriados o gripe.
  • Antiinflamatorios: se utilizan para tratar una infección respiratoria aguda y con el objetivo de reducir la inflamación de la mucosa bronquial. Pueden administrarse con un inhalador cuando contienen corticoides en su composición, o también vía oral.

En casos graves en el que el nivel de oxígeno en la sangre es bajo, puede ser necesaria la oxigenoterapia. Se trata de un tratamiento con oxígeno para corregir la sensación de ahogo y mejorar el pronóstico de la enfermedad. La respiración asistida desde una maquina también es utilizable en casos graves.

Aparte de los medicamentos, hacer ejercicio es fundamental para hacer frente a la EPOC. Un programa de ejercicio, siempre bajo supervisión médica, puede ayudar a llevar una vida más activa. El ejercicio no puede mejorar la función de los pulmones, pero puede aumentar la tolerancia de una persona al esfuerzo, utilizando el oxígeno disponible de forma más eficiente. Algunos consejos y ejercicios pueden ser muy beneficiosos para pacientes con enfermedades pulmonares:

  • Caminar y hacer ejercicios de respiración, para aumentar la fuerza y la resistencia de los músculos que controlan la inspiración y la espiración. Es decir, respirar con los labios fruncidos al exhalar para vaciar los pulmones antes de la siguiente respiración.
  • Practicar ciertas técnicas para despejar los pulmones de secreciones mucosas.
  • Aumentar poco a poco la distancia a caminar.
  • No hablar al caminar si existen dificultades para respirar.

Llevar unos hábitos nutricionales también es muy conveniente, ya que desempeñan una función importante tanto en la forma física como en la resistencia a la infección. Consumir alimentos saludables como pescado, carne de aves, frutas y verduras es fundamental. En caso de sufrir disnea al comer se recomienda comer en trozos más pequeños para así tolerarla mejor.

Asimismo, es muy importante para los enfermos de la EPOC estar bien hidratados, bebiendo al menos ocho vasos de agua diariamente, lo que ayudará a mantener una expectoración más floja y fluida y por lo tanto, una tos más eficaz.

Además de estas medidas, los siguientes consejos también pueden facilitar la vida al enfermo pudiendo llevar una vida más dinámica:

  • No fumar y evitar lugares en los que otras personas fumen.
  • Evitar el aire muy frio.
  • Reducir la contaminación atmosférica del hogar eliminando humos y otros irritantes.
  • Evitar respirar polvo, gases de automóvil, pintura, aerosoles…
  • Respirar siempre por la nariz para introducir aire más caliente en los pulmones.

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica se puede tratar también con cirugía, extirpando las partes del pulmón más afectadas y  de esta manera, ayudando a las  partes que no están tan afectadas a que funcionen mejor. Para casos muy graves, también existe el trasplante de pulmón. Sin embargo, son muy pocos los pacientes que se benefician de estos tratamientos quirúrgicos.

En el futuro, con el avance de la medicina, puede que nuevas terapias médicas ayuden a mejorar la calidad de vida de las personas con la EPOC.

Un comentario en “50 personas mueren diariamente a causa de la EPOC en España

  • Señalo que actualmente se mueren cada día 8 mil personas a causa de complicaciones relacionadas con esta enfermedad, mientras que existen 40 millones de infectados y el ritmo de contagio es de 12 mil personas diariamente.

Deja un comentario