Eritema nodoso

Enfermedades de la piel

El eritema nodoso es una reacción de la piel que aparece secundariamente a muchos procesos, sobre todo infecciones.

Esta reacción forma unos nódulos enrojecidos y/o violáceos en la piel, de unos dos a tres centímetros de diámetro, y que se suelen localizar en la zona anterior de la tibia, aunque también puede aparecer en los brazos. Son muy dolorosos, sobre todo al tacto.
Realmente, se trata de una reacción de hipersensibilidad de la piel, aunque su mecanismo exacto se desconoce.

Se presenta con mayor frecuencia en mujeres entre 20 y 30 años sin que se sepa exactamente porqué.

Los nódulos suelen aparecer en forma de brotes que se acompañan de fiebre, cansancio y dolores articulares. Las lesiones se resuelven en 3-4 semanas y curan sin dejar cicatriz. En algunos casos, el cuadro puede presentarse más de una vez (recurrir) a lo largo del tiempo.

Las causas son múltiples, entre ellas: el embarazo, algunos fármacos (anticonceptivos orales por ej.), tumores como los linfomas, las infecciones bacterianas por estreptococo, la tuberculosis, la leptospirosis, la enfermedad por arañazo de gato, las infecciones por hongos, o virus (como el citomegalovirus, la mononucleosis infecciosa…)
También enfermedades de origen desconocido, de las que se sospecha un componente autoinmune, como la sarcoidosis o la enfermedad inflamatoria intestinal (colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn).

Si hay dudas sobre el diagnóstico, la biopsia de las lesiones suelen aclarar el diagnóstico.

El tratamiento del eritema nodoso debe basarse inicialmente en diagnosticar y tratar su causa de base, así como guardar reposo relativo y el tratamiento sintomático de las formas graves con antiinflamatorios no esteroides.
En casos rebeldes o muy sintomáticos, puede ser necesario tratar durante largo tiempo con corticoides sistémicos por vía oral.

Deja un comentario