Parálisis facial periférica, causa de asimetria facial

Enfermedades neurológicas

Se trata de una lesión de un nervio de la cara, el nervio facial, de causa desconocida, aunque se especula con que pueda ser producida por un virus. También se cree que pueda ser causada por fenómenos vasculares o autoinmunes, entre otros…

Hay una forma especial que es la producida por la afectación del virus del herpes. A esta forma de parálisis facial se le denomina síndrome de Ramsay Hunt. Produce afectación del oído, con dolor y parálisis facial del lado del oído enfermo. En este caso, las vesículas aparecen en el conducto auditivo externo asociado con el dolor y se puede perder transitoriamente la sensación del gusto en la parte anterior de la lengua. Es importante verificar si esta es la causa ya que existe un tratamiento concreto con antivíricos.

Puede ocurrir a cualquier edad, en cualquier sexo y en personas previamente sanas. El individuo puede notar en los días previos un dolor detrás de los pabellones auriculares, a veces con leve afectación del estado general.

El paciente nota que no puede cerrar bien el ojo y que hace una “mueca” rara con la boca.

A veces lo notan antes los demás que el propio enfermo, al observar la asimetría en su cara. Generalmente la parálisis facial se instaura en el curso de horas a tres días. En algunos casos notará disminución del sabor de los alimentos. El ojo puede llorar al no poder parpadear de forma efectiva.

La duración de la parálisis facial periférica es muy variable. Existen formas leves, en las que espontáneamente la curación se produce en un plazo de quince días a seis semanas, pero pueden observarse formas más graves que evolucionan y son rebeldes al tratamiento y que no desaparecen en los plazos previstos.

Más de las dos terceras partes de las personas con parálisis facial periférica, presentarán una completa recuperación de forma espontánea. La mejoría clínica se consigue en el 85% de los casos en las 3 primeras semanas, pero en algunos casos puede durar hasta 6 meses. De los que quedan con secuelas, cerca del 15 % sufrirán secuelas permanentes en forma de desviación permanente de la musculatura de la mitad de la cara, con afectación estética y funcional importante.

Para intentar establecer como será el pronóstico se utilizan estudios electrofisiológicos que muestran el grado de afectación del nervio facial. Estos test determinan si el nervio ha tenido una lesión neuropráxica (se reduce el número de axones del nervio, con afectación de su conducción solo en una zona) o una axonotmesis (desintegración del axón y de su mielina conductora). En el primer caso suele recuperarse en una semanas, total o casi totalmente. En el segundo caso, la recuperación es más lenta y a menudo incompleta.

En caso de que no se recupere totalmente, hay distintos métodos para intentar corregir el déficit, según sea su grado, desde rehabilitación a intervenciones quirúrgicas…

El tratamiento de la parálisis facial periférica de causa desconocida va orientado a aliviar el dolor a través de analgésicos potentes como el fosfato de codeína, el tramadol, o analgésicos más suaves como el paracetamol. Aunque no está claramente demostrada su eficacia, se suelen utilizar pautas descendentes de corticoides. Si se sospecha un síndrome de Ramsay Hunt se suele iniciar tratamiento con aciclovir, famciclovir o valaciclovir.

Un comentario en “Parálisis facial periférica, causa de asimetria facial

Deja un comentario