Migraña

Enfermedades neurológicas

Jaqueca sin y con la aura
Jaqueca sin y con la aura

La migraña es un tipo de dolor de cabeza (cefalea) que se manifiesta como un dolor intenso

de características pulsátiles y localizado en un lado de la cabeza, y que puede generalizarse posteriormente a toda ella.

Se suele acompañar de unos síntomas premonitorios, que se denomina aura. Consiste en olores extraños, luces centellantes, problemas para ver bien (como si el campo visual se redujera)…

Muchos pacientes no tienen este aura, pero si la presentan, se considera muy típico de la migraña y nos orienta claramente hacia su diagnóstico como tal.

El cuadro puede acompañarse de síntomas generales que lo hacen más intenso; nauseas y vómitos, irritabilidad extrema, fotofobia (la luz molesta intensamente).

Hay una serie de desencadentes típicos, que varian de enfermo a enfermo, pero que este conoce bien y debería evitarlos en la medida de lo posible:
Esto factores son:
La falta de descanso adecuado, sobre todo dormir, algunos alimentos como el alcohol, queso, chocolate, vino tinto..el estrés psíquico o los esfuerzos físicos intensos y violentos, la menstruación y el uso de los anticonceptivos orales, el sol…La evolución varía de paciente a paciente, pero es típico que a partir de los 50 años disminuya el número de crisis, sin que se sepa realmente por que.

 

El tratamiento de las crisis consiste en el reposo físico y psíquico, a ser posible en habitaciones con poca luz y sin ruidos.Por supuesto, no leer ni ver la TV ni escuchar música..

Si el paciente se duerme, tiene muchas posibilidades de que la crisis ceda.

La medicación usada en las crisis dependerá de su intensidad. Habitualmente, con un analgésico menor suele bastar, por ej. con ibuprofeno, con efecto analgésico, pero sobre todo antinflamatorio. También la aspitina.Los analgésicos puros, tipo paracetamol no son tan efectivos, pero esto varía de un paciente a otro.
Si las crisis son intensas, duraderas y no suelen responder a analgésicos, es mejor intentar yugularlas en cuanto se noten.

 

Hay pacientes, que al presentarse el aura, saben que en los próximos minutos la sufrirán.
Debe esperarse a que se inicie el dolor de cabeza, no tomarlo cuando se sienta el aura.
Se utilizan para ello los triptanes, agonistas serotoninérgicos, que producen vasoconstricción y yugulan bien las crisis (no al 100 % de los pacientes). Para que sean efectivos deben tomarse en la fase inicial, ya que luego son mucho menos eficaces. El más conocido es el Sumatriptán, que se usa de forma inyectable. Actualmente también puede utilizarse por vía oral, y hay nuevas fórmulas mejoradas, incluso por vía nasal, aunque el Sumatriptan sigue siendo el de referencia.

No se pueden tomar si se tienen antecedentes de enfermedad coronaria cardiaca, o enfermedad arterioesclerosa en general, tampoco si se sufre de hipertensión severa..

Si se sufren muchas crisis, se debe plantear un tratamiento preventivo, que los hay de muchos tipos, pero los más conocidos son los antagonistas del calcio y los betabloqueantes, que evitan la vasocontricción de los vasos cerebrales. Este tratamiento no siempre es efectivo, y debe ser indcado por un Neurólogo, ya que deben tomarse al menos 3-6 meses.

Deja un comentario