Herpes genital: recurrencias

Embarazo y lactancia, Enf. de transmisión sexual, Enfermedades infecciosas, Salud en la adolescencia

A diferencia de las infecciones producidas por la mayoría de los virus, una vez que se curan las lesiones, los virus del herpes no desaparecen del cuerpo, sino que se quedan en los ganglios nerviosos cercanos a la zona afectada.

Las recurrencias aparecen cuando el virus que ha quedado en estado latente en los ganglios se reactivan y viajan a través de las fibras nerviosas hasta la piel o mucosas donde se reproduce y desencadena las lesiones a esos niveles.

La aparición de recurrencias varía mucho de un paciente otro, y normalmente los brotes suelen ser de menor intensidad y duración que las lesiones iniciales, si bien en algunos pacientes son mucho más frecuentes sucediéndose casi de forma ininterrumpida.

Parece que las recurrencias del herpes genital se dan en mayor número en las mujeres que en los hombres. Esto será un problema en caso de que la mujer esté embarazada, ya que puede dar una infección el el feto que comporte garves lesiones oculares, dermatológicas, o neurológicas.

Por ello, muchos de estos embarazos acaban en cesáreas controladas para evitar la contaminación del feto en el momento del nacimiento.

Se han atribuido a algunos factores la facultad de desencadenar estas recurrencias: estrés físico o psíquico, fiebre, enfemedades infecciosas, estados de agotamiento, otras lesiones locales y, en otras ocasiones, por causas desconocidas.

Es importante intentar controlar los factores que parecen ayudan a su recidiva, y es una de las primeras medidas que se deben tomar.

Durante el brote de herpes genital, se aconseja evitar las relaciones sexuales mientras persistan las lesiones genitales.

No existe una vacuna ni otro tipo de tratamiento que elimine los virus definitivamente del organismo de las personas infectadas todavía.

¿Qué hacer mientras tanto?: además de la utilización de las medidas de profilaxis para evitar la contagiosidad mediante el uso de preservativo, si las recurrencias son muy frecuentes o muy sintomáticas se puede plantear tratamiento con medicaciones antivirales.

Existen varias medicaciones (aciclovir, valaciclovir y famciclovir) tomadas por vía oral que, sin apenas efectos secundarios, si se toman de manera continuada suelen evitar la aparición de recidivas durante el tiempo que se esté tomando dicha medicación.

En caso de resistencia es obligado asociar al menos dos de ellos y aumentar la dosis.Un problema de la profilaxis o tratamiento crónico de la mayoría de infecciones es la posibilidad de desarrollar resistencia al fármaco administrado.

Alrededor del 3% de virus aislados en pacientes inmunocompetentes presentan resistencia in vitro a aciclovir.

En los últimos años se estudia si el tratamiento con famciclovir o valaciclovir reducen la frecuencia de las recurrencias, con estudios que muestran una tasa de éxito elevada en ambos casos, aunque serán precisos más estudios para confirmar estos esperanzadores resultados.

Actualmente se están realizando ensayos clínicos en diferentes fases con 9 tipos de vacunas para el herpes genital. Las vacunas son inmunógenas y es posible que se requiera de un mayor inóculo vírico para que se produzca la infección, sin embargo, con los datos disponibles no parece plausible que ninguna de estas vacunas pueda impedir la infección genital por el virus.

Por el contrario, la vacuna sí parece útil para prevenir o reducir la gravedad de los síntomas del herpes genital y algunas pueden proteger del establecimiento de la infección latente en los ganglios sensitivos.

Deja un comentario