El Dr. Pellicer, experto mundial en fecundación in vitro

Embarazo y lactancia

ArticuloP
Hoy en día los problemas de fertilidad son bastante comunes y de un 10% a un 15% por ciento de las parejas pueden padecerlos. Las causas que los originan son muy variadas pero en el 90% de los casos pueden atribuirse o bien a problemas en el semen del hombre, problemas en la ovulación femenina u obstrucciones en las trompas de Falopio.

El momento adecuado para pedir ayuda a los profesionales se estima cuando después de un año de intentarlo no se ha logrado el embarazo deseado. El Dr. Pellicer y su equipo del IVI (Instituto Valenciano de infertilidad) a través de su red de clínicas, son especialistas en proporcionar soluciones a los problemas de esterilidad utilizando todas las técnicas disponibles en la actualidad.

Entre las técnicas que se utilizan, la inseminación artificial puede ser la primera a aplicar para conseguir el embarazo. Consiste en introducir el esperma del hombre en el útero de la mujer mediante procedimientos mecánicos con el fin de incrementar las posibilidades de fecundación del óvulo.

Si la inseminación artificial no resulta satisfactoria se puede recurrir a la fecundación in vitro. Esta técnica consiste en conseguir que un espermatozoide fecunde el óvulo en un laboratorio. Una vez logrado, los embriones fecundados se transfieren al útero para lograr el embarazo.

Además, la fecundación in vitro permite diagnosticar y seleccionar los embriones para detectar si  tienen alguna enfermedad, como por ejemplo el síndrome de Down, evitando la transmisión de enfermedad hereditarias no deseadas. Este proceso se conoce como viabilidad embrionaria y consiste en encontrar el embrión ideal para ser trasplantado al útero.

Otra utilidad práctica de la fecundación in vitro se relaciona con la conservación de los óvulos o el semen para su utilización en el futuro. De esta manera, si una mujer padece alguna enfermedad en el futuro que afecta a su fertilidad, estos óvulos pueden ser utilizados si fueran necesarios. De la misma manera con el semen almacenado de los hombres que pudieran padecer algún problema testicular.

El retraso en la edad en la que se intenta conseguir un embarazo es asimismo un problema añadido. A partir de los 35 años, la tasa de fertilidad disminuye, pero lo hace todavía más dramáticamente a partir de los 40 años, ya que al descenso del número de ovocitos, se suma la peor calidad de estos. Además, con la edad se produce una mayor frecuencia de alteraciones cromosómicas que pueden tener como consecuencia un aborto.

Todos estos condicionantes están incrementando las consultas a especialistas y clínicas de reproducción asistida y es importante ponerse en manos de profesionales competentes porque el tiempo y la edad suelen ser factores críticos que requieren buscar soluciones urgentes para conseguir el embarazo.

Acerca del Dr. Pellicer


El doctor Pellicer creó el Instituto Valencia de Infertilidad (IVI) en el año 1990. En sus 25 años de funcionamiento el IVI a través de las técnicas más avanzadas de reproducción asistida estima haber alcanzado el nacimiento de unos 100.000 niños consiguiendo que 9 de cada 10 parejas logren el embarazo.

El Dr. Antonio Pellicer, es un prestigioso profesional en área de la fecundación in vitro y de otras técnicas de reproducción asistida. Ha publicado más de 800 artículos en revistas nacionales e internacionales y más de 300 capítulos de libros sobre el tema.

Asimismo, ha recibido numerosas premios y condecoraciones, como el premio Rei Jaume I en la modalidad de Medicina Clínica en el año 2004, el reconocimiento honoris causa por la Universidad Politécnica de Valencia en el año 2011 o más recientemente el premio Jaques Salat-Baroux de la academia de medicina de Francia en enero de este mismo año.

Además, ha presentado más de 475 conferencias en congresos de todo el mundo y ha intervenido en numerosos eventos de divulgación. Como muestra su participación en III congreso de Mentes Brillantes con un breve pero interesante discurso  sobre la importancia de ser creativo y atreverse a imaginar.

Deja un comentario