La diabetes duplicará su incidencia en los próximos 25 años

Diabetes

ArticuloP
Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) en el mundo hay más de 347 millones de personas que sufren diabetes y los casos se multiplicarán por dos en los próximos 25 años. Según estas proyecciones de la OMS, para el año 2030 las complicaciones de la diabetes ya serán la séptima causa de mortalidad en el mundo.

La diabetes es una enfermedad crónica producida por la incapacidad del páncreas para producir insulina suficiente para regular el azúcar en la sangre. Una concentración elevada de glucosa (azúcar) en sangre produce con el tiempo daños irreparables en nervios y en la circulación sanguínea.

Esta enfermedad crónica acaba dañando el corazón, los riñones, los ojos (retinopatía diabética), los vasos sanguíneos y los nervios (neuropatía diabética). Una de las complicaciones más frecuentes de la diabetes es la aparición de úlceras o llagas en los pies. Estas lesiones, que en los casos más graves pueden conllevar la amputación, requieren cuidados constantes para limpiar y desinfectar las heridas.

La demanda de profesionales sanitarios especializados en el área de la diabetes, por lo tanto, será cada año mayor. Actualmente ya existen cursos especializados en esta área de la salud (por ejemplo en eSaludate) orientados a tratar las complicaciones más frecuentes de esta patología como el pie diabético o los cuidados de las úlceras o las amputaciones.

En España, sin ir más lejos, se calcula que a día de hoy existen más de 5 millones de personas con diabetes lo que representa un 14% de la población, aunque un 6% aún lo desconoce y las demandas de atención sanitaria son cada vez más necesarias.

Prevención para retrasar su aparición

Existen diferentes tipos de diabetes: diabetes tipo I de inicio en la infancia, diabetes gestacional propia del embarazo, etc. pero actualmente la gran mayoría de las personas, más del 90%, padecen diabetes tipo II cuyo inicio de la enfermedad se produce en la edad adulta.

La mayoría de personas con diabetes de tipo II o no insulinodependiente son obesas o se pasan de su peso. El exceso de peso empeora el estado de la diabetes, y la disminución de peso suele tener un efecto favorable.

Por ello las principales medidas para prevenir la aparición de la enfermedad consisten en mejorar el estilo de vida:

  • Mantener un peso adecuado evitando el sobrepeso
  • Realizar ejercicio físico regularmente. Son recomendable al menos 30 minutos de actividad física diaria (andar, correr, gimnasia, etc.)
  • Consumir una dieta saludable que incluya frutas, verduras y hortalizas limitando el consumo de grasas y azucares.
  • Evitar el consumo de tabaco que aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Deja un comentario