Prevención de las caídas del anciano en el domicilio

Cuidado y enf. del anciano, Reumatologia traumatologia

Unas sencillas recomendaciones a seguir en los domicilios harán que la seguridad de nuestros mayores sea mayor.
Estas medidas no requieren grandes inversiones ni esfuerzos, son solo el resultado del sentido común aplicado a nuestra vida diaria.

Iluminación:
Puede ponerse un piloto de noche en sitios estratégicos, que le indiquen el camino seguir en la habitación, pasillo, etc… hacia el baño así no despertará al resto de inquilinos de la casa.
Si duerme solo, procurar que al levantarse por la noche pueda encender una luz, y que esta esté fijada a la mesilla o a la pared para que no pueda tirarla al encenderla.
Hay que revisar la iluminación de las habitaciones y evitar los claroscuros.

Suelos y alfombras:
Retirar las alfombrillas, cables y pequeños objetos sueltos por el suelo y que estén en las zonas de tránsito, ya que no los ven y se tropiezan con ellos.
Fijar las alfombras grandes al suelo para que no se deslicen ni se doblen por las esquinas.
Colocar una superficie antideslizante en el suelo de la cocina enfrente del fregadero, y usar alfombras antideslizantes en la bañera.
No encerar los suelos.
Revisar y reparar las irregularidades en el suelo.

Escaleras y peldaños:
Se debe revisar que las barandillas y escalones están firmes y seguros.
Se deben usar barandillas y barras en el pasillo, escaleras y baño.
Un buen truco es utilizar cinta fluorescente para marcar zonas de peligro (escalones más altos o más bajos de lo habitual).

Muebles:
Revisar el estado de las sillas para que no deslicen (poner tacos de goma en los extremos de las patas.
Las mesas deben estar firmemente adheridas al suelo.

Cocina:
Mejor retirar las cocinas de gas, y sustituirlas por eléctricas.
Dejar el agua caliente a media temperatura, para evitar quemaduras inadvertidas.

Dormitorio:
La cama a una altura que le permita acostarse y levantarse con facilidad, normalmente, unos 30 cms más alta de las normales.

Baño:
Quitar la cerradura
de las puertas del servicio, para evitar que queden aptrapados.
Agarraderas para entrar y salir de la bañera.

Objetos habituales:
Los objetos que se utilizan con más frecuencia se deben colocar a una altura entre su mirada y la cadera, para ser vistos con facilidad, y poder acceder a ellos sin elevarse o agacharse.
Es crítica la fácil accesibilidad al teléfono o sistemas de telealarma. Se debe prever que el paciente puede estar en el suelo caído (los sistemas de telealarma deben ir colgados del cuello).

Deja un comentario