Estenosis del canal medular

Cuidado y enf. del anciano, Lesiones deportivas, Reumatologia traumatologia

La estenosis del canal o estenosis espinal consiste en el estrechamiento del espacio por donde va la medula espinal (canal medular) desde su origen en el cerebro, hasta las extremidades. Baja a lo largo del canal medular, que está protegido por la columna vertebral.

Si el espacio donde está la medula disminuye su tamaño (por la causa que sea), puede afectar al funcionamiento de esta, o solo dar dolor, o como en muchos casos, pasar totalmente desapercibida (sin síntomas o asintomática).

Habitualmente esta disminución del tamaño del canal (estenosis o estrechamiento del mismo) se debe a la invasión del canal medular por la deformación de los huesos que forman la llamada articulación facetaria, y que sirve para que las vértebras se articulen entre si.

Además, en algunos sujetos el canal es más estrecho de lo normal, lo que facilita que se compriman estructuras nerviosas.
La estrechez del canal no tiene ninguna importancia si esa compresión no provoca dolor ni compresión de ninguna estructura nerviosa

Si llega a haber compresión, el paciente no suele notar al estar flexionado hacia adelante (como, por ejemplo, al estar sentado).

Sin embargo, al andar aparece un dolor en las piernas -y no en la zona de la columna vertebral- que va aumentando hasta obligarle a sentarse de nuevo: es la denominada “pseudo-claudicación intermitente”.
Si la deformación progresa puede ir aumentando el grado de compresión nerviosa.

A consecuencia de ello pueden suceder varias cosas:
o Puede acortarse cada vez más la distancia que el paciente puede andar,
o Pueden llegar a comprimirse los nervios que controlan la musculatura, haciendo perder la fuerza en las piernas.
o Se produce dolor progresivo, y en algunos casos hasta invalidante, de la espalda.

Las pruebas de imagen radiológicas, por ej. la RMN o el scanner permiten detectar el estrechamiento del canal medular. La resonancia magnética permite observar mejor la eventual compresión nerviosa.
Las pruebas neurofisiógicas permiten comprobar que existe compresión nerviosa, evaluar su eventual efecto y hacer el seguimiento de su evolución.

Respecto al tratamiento, si la estenosis espinal no provoca compresión nerviosa, no debe hacerse nada, excepto reeducación postural y gimnasia de mantenimiento del tono de la musculatura de la espalda.

Está indicado plantearse la cirugía cuando el grado de compresión nerviosa empeora progresivamente.

Para valorarlo de forma detallada se estudia la evolución del estado del nervio, haciendo dos electromiogramas con un período de 3 meses de intervalo entre ellos.
Sin embargo, la estenosis espinal suele aparecer en personas mayores y es necesario valorar los riesgos y los beneficios esperables de la cirugía en función de cada caso.

Algunas de las recomendaciones basadas en la evidencia científica disponible establecen que:
o La cirugía no debe plantearse si se puede llevar una vida aceptablemente normal, salvo que se afecten los nervios que controlan los esfínteres, lo que hace que el paciente pierda el control de la emisión de orina o heces.
o La decisión de operar o no la estenosis espinal depende de la elección del paciente, su estilo de vida, la existencia de otras enfermedades y los riesgos de la cirugía en su caso.
o Se desaconseja explícitamente adoptar la decisión de operar o no en función del grado de estrechamiento que muestre la Resonancia. Debe ser el grado de limitación funcional -y no la imagen de mayor o menor estenosis- la que justifique la decisión.
o Se desaconseja explícitamente operar en los tres primeros meses de síntomas.

Debido a que la estenosis espinal puede estar provocada por una artrosis o degeneración de las carillas articulares, hay que tener en cuenta que si usted padece esta degeneración, puede beneficiarse de un tratamiento específico para desaparecer parte de sus síntomas, como pueden ser la fisioterapia, las medidas higiénicas posturales (no permanecer demasiado tiempo de pie parado, adoptar posturas en las que la columna se curve hacia delante como la postura fetal, etc).

Deja un comentario