Dieta para el paciente hipertenso

Consejos de salud, Dieta y nutrición, Enfermedades del corazón., Hábitos saludables, Hipertensión, Obesidad

La HTA, presente en alrededor del 20 % de los habitantes de los países occidentales, es una de las enfermedades responsable de la enfermedad cardiovascular, entre otras enfermedades.

En su tratamiento, el primer pilar es el cambio de hábitos de vida: dejar el sedentarismo y hacer ejercicio moderado regularmente, dejar otros factores de riesgo (por ej. el tabaco) y controlar la dieta.

La dieta en una persona hipertensa es la primera medida a tomar para el control de su hipertensión.

La dieta debe ser cardiosaludable; del tipo dieta mediterránea, y con bajo contenido en sodio. La reducción de la sal en las comidas es una medida que ha demostrado su efectividad para bajar la tensión arterial, e incluso, en hipertensiones leves, si se une al control del sobrepeso, es suficiente para tener la tensión arterial controlada.

Guardar una dieta hiposódica no es fácil, sobre todo si no se come en nuestro domicilio, ya que cada vez más nos alimentamos con comida industrial, y esta comida suele tener un alto contenido en sal.

Además, hay alimentos que tienen en si mismos un alto contenido en sal, sin que necesitemos añadírsela.
Si no se conocen estos alimentos, se puede cometer el error de cosumirlos en exceso y por tanto también un exceso de sal, a pesar de que el resto de la dieta sea hiposódica.

Estos alimentos son, entre otros, los embutidos, las aceitunas, el jamón…

Aunque se tome una dieta adecuada, si no se consigue controlar inicialmente la tensión, se deberá tomar el tratamiento antihipertensivo, y no dejarlo a criterio del paciente, ya que este tenderá a abandonarlo en cuanto vea que su tensión se controla y lo atribuya a la dieta y al control del sobrepeso.

La dieta del hipertenso debe ser cardiosaludable, y por tanto combatir el sobrepeso, evitar la diabetes y los aumentos del colesterol.

¿Cuales deben ser los parámetros de una dieta para el paciente hipertenso?:

o Consumir menos de 2 gramos de sodio al día. Dado que la sal de mesa tiene un contenido del 50 % de su peso en sodio, para consumir dos gramos, se deberá tomar un total de 4 gramos de sal al día.
o Si hay sobrepeso, hacer una reducción calórica hasta que este se controle.
o Seguir el parámetro de dieta mediterránea: verduras, frutas, aceite de oliva, disminución del cosumo de carbnene roja, alcohol con moderación… no tomar exceso de lípidos, sobre todo los ácidos grasos saturados.

Los alimentos que contiene mayores cantidades de sal son:

– Mariscos.
– Sopas de sobre y cubitos de caldo concentrado.
– Jamón.
– Aceitunas.
– Quesos secos.
– Alimentos industriales.
– Bollería comercial.
– Espárragos de lata (si se lavan pierden bastante sal).
– El pan blanco contiene sal, unos 0,5 gramos de sodio en cada 100 gramos de pan, por lo que se debe consumir con moderación. Aún así es recomendable pasarse al pan sin sal.

Los alimentos libres de sal (nunca al 100%), y que se recomienda consumir (pero siempre formando parte de una dieta equilibrada), son:

– Lacteos, excepto queso y cuajadas.
– Verduras.
– Aceite de oliva.
– Carnes frescas.
– Frutos secos.
– Arroz.
– Legumbres.

Hay que huir de estos alimentos si se han sometido a un preparación industrial, ya que les añaden sal para mejorar su sabor. Por ej. en las legumbres de conserva, los canelones…

2 Comentarios

  • muy buenos dias acabo de enterarme de tu pagina y la verdad es que me parece excelente no sabia de mas personas interesadas en estos temas, aqui tienes un nuevo lector que seguira visitandote abitualmente.

Responder a consumo de sal Cancelar respuesta