La mejor postura en el escritorio de oficina para evitar dolores

Consejos de salud

ArticuloP

Uno de los trastornos que más a menudo tratan los fisioterapéutas de hoy es el síndrome postural. Se trata del daño a nivel corporal (muscular, articular, óseo) que se produce como consecuencia de una mala postura, adoptada repetidamente y durante largos periodos de tiempo. El síndrome postural se relaciona principalmente con la postura que una persona adopta cuando se sienta y los dolores más habituales se suelen dar en la espalda, las cervicales y los brazos. Se trata de un trastorno que ha crecido enormemente en los últimos años como consecuencia de nuestros nuevos hábitos de trabajo, que nos obligan a permanecer mucho tiempo frente al ordenador. En este artículo te contamos brevemente cómo evitarlo: respetando la regla de oro de los tres ángulos de 90º, eligiendo correctamente las mesas y sillas de escritorio y siguiendo otros sencillos consejos cotidianos.

La regla de los tres ángulos de 90º

Sirve para describir la postura aproximada que debe adoptar una persona para sentarse correctamente frente al ordenador. Estos tres ángulos se dan en:

  • Las rodillas
  • La cadera, importante para que la espalda permanezca recta
  • Los codos

Además de estos tres ángulos rectos, es importante no forzar la posición de la cabeza: ni demasiado erguida ni demasiado agachada, pues de lo contrario la zona cervical sufre más de lo debido.

Mobiliario para prevenir el síndrome postural

Tanto las sillas como las mesas de escritorio son claves para prevenir este trastorno, pues son los elementos encargados de facilitar los tres ángulos rectos mencionados y evitar la tensión cervical. Para ello, una silla de oficina debería tener las siguientes características: elementos mullidos, altura regulable, respaldo reclinable y reposabrazos. Por otro lado, la mesa de oficina sería recomendable que tuviera un espacio más elevado para el monitor, una bandeja extraíble para el teclado y un amplio espacio libre para las piernas. Existen elementos adicionales que en ciertos casos pueden ayudar, según las preferencias personales. Hablamos de reposapiés y reposacabezas, que a veces permiten adoptar una postura más natural.

Otros consejos útiles

Además de todo ello, puedes seguir estos otros consejos útiles que te ayudarán a prevenir dolencias relacionadas con el síndrome postural:

  • Haz descansos cada cierto tiempo: varios minutos cada 15 ó 30 minutos, lo cual servirá para cambiar de postura y relajar músculos y articulaciones.
  • Realiza estiramientos antes y después de iniciar una postura prolongada, como la adoptada en el puesto de trabajo.
  • Practica ejercicios físicos que fortalezcan las zonas más propensas a verse afectadas por el síndrome postural. El deporte más completo en este sentido suele ser la natación, pero puedes informarte sobre otras actividades como yoga o pilates.
  • Renueva tu silla periódicamente, sobre todo si el acolchado está ya deteriorado o alguno de los elementos antes citados no funcionan correctamente.
  • Acudir a un fisioterapéuta de forma habitual: estos especialistas sabrán identificar las dolencias, tratarlas de manera adecuada y darte recomendaciones sobre las posturas a adoptar en tu vida diaria, no solo frente al ordenador sino también frente al televisor, en las comidas o al volante de un coche.

Deja un comentario