Aumento en la demanda de servicios privados de salud

Cirugía y procedimientos

ArticuloP
El sistema de salud público en España garantiza la prestación integral y universal de los servicios de salud. La cartera de servicios incluidos es amplia incluyendo actividades preventivas, diagnósticas, terapéuticas, rehabilitadoras y de promoción y mantenimiento de la salud.

Sin embargo, existen numerosas intervenciones quirúrgicas, procedimientos y pruebas diagnósticas que no son soportadas por el sistema sanitario público en España y sin embargo son ampliamente demandadas en la sociedad. Esto implica que los afectados busquen los médicos privados y clínicas especializadas que proporcionen la mejor oferta y servicio a sus necesidades.

Por ejemplo, las operaciones oftalmológicas para eliminar la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo son ampliamente demandadas pero no están cubiertas por la seguridad social. Su coste puede variar mucho de unas clínicas a otras y es recomendable informarse adecuadamente sobre los procedimientos, precios y en su caso, formas de financiación de cada centro médico.

Otro de los servicios más demandados son los procedimientos de reproducción asistida. Entre un 10% y un 15% por ciento de las parejas pueden padecer problemas de fertilidad. En la mayoría de los casos el retraso en la edad a la que se intenta conseguir un embarazo es el factor más influyente. A partir de los 35 años, la tasa de fertilidad disminuye, pero lo hace todavía más dramáticamente a partir de los 40 años. Además, con la edad se produce una mayor frecuencia de alteraciones cromosómicas que pueden tener como consecuencia un aborto. Esta urgencia obliga a recurrir a clínicas especializadas para realizar procedimientos de fecundación in vitro que aumenten las posibilidades de embarazo.

Por último, otro de los sectores donde más está aumentando la demanda de servicios privados de salud son las pruebas diagnósticas. Las listas de espera de la sanidad pública están obligando a muchos usuarios a realizar este tipo de pruebas, como radiografías, resonancias magnéticas, ecografías o radiografías, en consultas privadas para minimizar los tiempos de espera y asegurar un diagnóstico certero. Un caso particular serían los reconocimientos médicos generales o específicos (reconocimientos ginecológicos, urológicos o cardiológicos) para monitorizar el estado de salud.

La oferta para este tipo de servicios es amplia y suele ser ofertada por la multitud de seguros de salud privados existentes. En ocasiones estas mutuas no colaboran con los profesionales recomendados o que más confianza nos inspiran y se prefiere optar por servicios exclusivamente privados de manera que sólo pagaremos por lo que necesitamos cuando sea necesario. Todas estas premisas están aumentando la demanda de servicios privados de salud.

Deja un comentario