Los tratamientos estéticos son beneficiosos para mejorar la autoestima

Consejos de salud, Medicina estética

Cada vez está más instaurada en la sociedad los beneficios y aportes de los tratamientos estéticos. De hecho, un 22,8% de los españoles ha recurrido alguna vez a la medicina estética (según un estudio de la sociedad española de medicina estética del año 2013). Si lo separamos por sexos, el 35,3% de las mujeres había hecho uso de ella mientras que solamente un 11,1% de los hombres la habían utilizado ya que todavía existen ciertos recelos entre los hombres a confesar la preocupación por su imagen.

La medicina estética tiene como objetivo fundamental la restauración de la salud y la belleza y proporciona beneficios constatables como contribuir a aumentar la autoestima, ayudar al bienestar general y mejorar la apariencia física. Esta especialidad médica no es la solución milagrosa a todos los problemas de salud pero puede contribuir a las afecciones de tipo estético que se enmarcan dentro del cuidado del cuerpo y de la imagen y como tal constituye una forma segura y fiable de lograr excelentes resultados.

Los procedimientos utilizados en la medicina estética son muy variados y no siempre son procedimientos quirúrgicos. En general, suele ser técnicas mínimamente invasivas que requieren únicamente anestesia local y procedimientos ambulatorios con los cuales el paciente puede volver a su domicilio una vez aplicado el tratamiento.

Estas técnicas que requieren un periodo corto de recuperación han permitido actuar con multitud de tratamientos estéticos cada una de las regiones del cuerpo donde se requiere intervenir.

  • Cara y cuello: Son tratamientos muy demandados y permiten encontrar soluciones a diferentes problemas estéticos que afectan al cuello y a la cara. Dentro de este grupo aparecen tratamientos destinados a rejuvenecer el rostro y evitar las arrugas causadas por la edad (hilos tensores, botox, ácido hialuronico, etc.) u operaciones quirúrgicas como la rinoplastia para la nariz, la otoplastia para problemas de orejas separadas o la blefaroplastia para corregir la caída de los párpados.
  • Cuerpo: También son frecuentes los procedimientos para moldear la figura. El más conocido es el aumento de pechos en las mujeres aunque cada vez es más frecuente la operación de mastopexia para arreglar los problemas de caída del pecho.También son muy conocidos la abdominoplastia para reducir el exceso de piel y grasa abdominal, la liposucción y la lipoescultura
  • Obesidad y sobrepeso: Las dietas son la principal medida para combatir el sobrepeso pero en determinadas circunstancias donde la salud puede verse comprometida es necesario acudir a tratamientos más radicales como la reducción de estómago o la implantación de un balón gástrico.
  • Otros tratamientos: Además, existen otros tratamientos muy específicos para solventar determinadas necesidades. Por ejemplo, la eliminación de tatuajes es una nueva demanda surgida de la moda de decorar el cuerpo. En ocasiones la persona tatuada se arrepiente de determinados mensajes impresos en su piel y requiere un tratamiento para su eliminación. De la misma forma, las cicatrices en cualquier parte del cuerpo pueden considerarse un problema estético a solucionar.

Muchas de las necesidades señaladas son debidas al proceso de envejecimiento. Se debe generalmente a la edad pero existen multitud de factores que pueden influir en este proceso. En primer lugar las incidencias atmosféricas como la exposición al sol o al viento pueden  acelerar el envejecimiento. Pero también los medicamentos, la higiene o las condiciones hormonales pueden propiciar la aparición de arrugas y estrías.

Además del envejecimiento determinadas circunstancias como golpes o traumatismos, no sentirse a gusto con determinada parte del cuerpo o un ritmo de vida con alto de nivel de estrés y poca atención a uno mismo pueden ocasionar un deterioro físico que influye en la autoestima.

Por todo ello, se puede considerar a los tratamientos estéticos una herramienta para resaltar y potenciar la imagen y obtener una presencia física adecuada y recuperar la autoestima. Sin embargo, es importante destacar que no se debe caer en lo artificial y todas las actuaciones deben estar orientadas a acompañar el cuidado físico y mental del cuerpo.

Deja un comentario