Páncreas, un órgano vital y desconocido

Consejos de salud, Enf. del aparato digestivo

El páncreas es una glándula del aparato digestivo de unos quince centímetros de largo en forma de pera situado en la zona del abdomen. Se encuentra localizado detrás del estómago y está rodeado por el intestino delgado, el bazo, el hígado y la vesícula biliar.

El páncreas cumple dos funciones principales, la función exocrina y la función endocrina. La primera, posibilita la digestión a través de la producción de enzimas, proteínas que ayudan a descomponer las grasas, los carbohidratos, y las proteínas de los alimentos consumidos. La función endocrina, por otro parte,  se encarga de la producción de determinadas hormonas como la insulina y el glucagón, que ayudan a mantener el equilibrio de la glucosa en la sangre. La glucosa es un elemento vital ya que es la principal fuente de energía del organismo.

Los problemas más comunes que afectan al páncreas son la aparición de tumores, la inflamación del mismo (pancreatitis) o la disfunción del propio órgano.

A pesar de su importancia en la función digestiva y en la regulación hormonal (especialmente de la glucosa) es posible vivir sin dicho órgano aunque con un tratamiento permanente muy estricto que debe incluir la toma de enzimas digestivas, que permitan digerir las grasas y las proteínas y además suministrar insulina para regular el control de la glucosa.

También es posible el trasplante de dicho órgano aunque sólo el 2% de los trasplantes a nivel mundial son de este tipo. Está recomendado en personas que padecen diabetes tipo 1 de forma muy severa. El primer trasplante de páncreas se realizó en el año 1966 en Estado Unidos por los doctores William Kelly y Richard Lillehei. En España se realizó el primer trasplante en el año 1983 en Barcelona por el doctor Laureano Fernández Cruz. Se estima que un trasplante combinado de páncreas y riñón puede proporcionar actualmente una ganancia de vida de unos 15 años.

La mejor manera de cuidar el páncreas y evitar la aparición de pancreatitis y otras enfermedades del páncreas es evitando el consumo de alcohol y tabaco. Además es conveniente llevar una dieta sana y equilibrada y realizar ejercicio de forma periódica.

Pancreatitis y cáncer de páncreas

Más de 30.000 personas son diagnosticadas cada año en España de una enfermedad relacionada con el páncreas. Entre las enfermedades más comunes que afectan al páncreas cabe destacar la pancreatitis y el cáncer de páncreas.

La pancreatitis es una inflamación del páncreas que puede padecerse de forma ocasional o crónica. Se produce cuando las enzimas del páncreas se activan masivamente y causan la muerte del propio tejido e incluso hemorragias internas.

Se diferencian dos tipos:

  • Pancreatitis aguda: Se produce cuando la inflamación es consecuencia de un factor puntual. La mayor parte de las veces es debida a enfermedades de las vías biliares o a la excesiva ingesta de alcohol. En menor medida pueden deberse también a la toma de medicamentos, infecciones o intervenciones en el abdomen. En general, con el tratamiento adecuado la inflamación remite en pocos días. La tasa de mortalidad es inferior a 1%. La pancreatitis aguda es una urgencia médica por lo que siempre debe ser tratada en régimen de hospitalización.
  • Pancreatitis crónica: La inflamación del páncreas en la pancreatitis crónica es permanente, no tiene cura ni mejora. La causa más frecuente es el alcoholismo, aunque también puede deberse a una fibrosis quística, cantidades excesivas de calcio o grasa en sangre, medicamentos o enfermedades autoinmunes. Se trata de una enfermedad lenta aunque progresiva, que raramente causa una muerte directa.

Por el contrario el cáncer de páncreas es una de las patologías más mortales que existen en la actualidad. Se calcula un índice de supervivencia global de sólo el 4% a los cinco años del diagnóstico. Uno de los principales problemas es que es difícil de detectar pues no presenta síntomas notables salvo un dolor abdominal muy inespecífico.

Los casos más esperanzadores son las de aquellas personas que tienen los tumores confinados en el páncreas y no se ha extendido a otros órganos. En estos casos, la esperanza de vida es algo mayor y se calcula que tras una cirugía que elimine por completo el tumor entre un 18% y un 24% de los pacientes sobrevivirán más de 5 años.

Deja un comentario