Tengo alergia a los ácaros del polvo. ¿Que puedo hacer?

Alergias, Consejos de salud, Enf. y cuidados de los niños

Dentro de las alergias que sufren la población española (cerca del 20 % de la población sufre algún tipo de ella) se encuentra la alergia a los ácaros, una de las más frecuentes.

Los ácaros son unos microorganismos microscópicos que se encuentran en el polvo de nuestro hogares.
Se ocultan en lugares sin luz, típicamente en las hendiduras de alfombras y ropa de cama, aunque pueden estar en cualquier lado de la casa.

Realmente no se es alérgico a ellos, sino a sus residuos fecales.

Las especies más comunes en Europa son los Dermatophagoides pteronyssinus y Euroglyphus maynei, mientras que en EEUU también es más frecuente el Dermatophagoides farinae.
Para su desarrollo necesitan oscuridad, humedad y temperaturas medias, por lo que son típicos de las costas, y su presencia es mucho menor en el interior de la península.

Parece que un factor importante para que nuestra población sea cada vez más alérgica es el exceso de limpieza a la que sometemos a nuestros niños ya desde el nacimiento. El excesivo cuidado para que no tengan contacto con la suciedad, hace que su sistema inmunológico no tenga que luchar contra sustancias ajenas, por lo que se desarrolla naturalmente y cuando se pone en contacto con estas sustancias ya de más mayor, se producen anticuerpos contra ellas.

Los ácaros se concentran, sobre todo, en zonas de mucha humedad y con temperaturas cálidas. La mayor incidencia de ácaros se da en las áreas del Mediterráneo, el Cantábrico y el Atlántico. No es frecuente encontrar esta patología en las zonas internas de la península (por la sequedad ambiental).
Suelen dar cuadros de picor y enrojecimiento de ojos y nariz, con salvas de estornudos. En algunos casos, suelen dar crisis de asma.

Para hacer un diagnóstico se suelen hacer unas pruebas de alergia con un alergólogo, y luego seguir un tratamiento con antihistamínicos para mejorar a corto plazo, y si es necesario, una vacunación para intentar desensibilizar al paciente hacia estos microorganismos y curar el cuadro.
Mientras tanto hay que procurar bajar la humedad de la casa (menos del 50%) con mucha ventilación, o deshumidificadores, y tambien con más luminosidad ya que los ácaros viven mejor sin ella.

Muchas personas nos piden una serie de consejos claros que puedan seguir con facilidad y que contribuyan a mejorar el cuadro. El seguimiento de las medidas que se describen a continuación, contribuirá a mejorar notablemente los resultados del tratamiento instaurado. Deben mantenerse de manera rigurosa y continuada todas las medidas indicadas. El abandono o relajación paulatina de cualquiera de ellas puede ser causa de un empeoramiento del enfermo.

· El alérgico debe tener un dormitorio individual, bien ventilado al exterior y sin manchas de humedad. La temperatura no debe sobrepasar los 22ºC.

· La habitación debe contener los muebles indispensables (cama, armario, mesita) Evita libros, juguetes, pósters, moquetas, alfombras, cortinas, etc. En el caso de los niños, deben prohibirse juguetes de paño o de peluche.

· Debe ventilarse la habitación para provocar un descenso de la humedad ambiental y de la temperatura. La ventilación hazla a la hora de mayor insolación después de la limpieza diaria.

· La limpieza del dormitorio se hará por la mañana y con la ventana abierta.

· Emplear un paño húmedo para eliminar el polvo, de esta manera se evitará que se traslade de un lugar a otro de la habitación. El enfermo debe estar siempre ausente.

· El colchón y la almohada deben ser de goma espuma látex o de material acrílico.

· El aislamiento del contacto alergénico por parte del paciente se realiza mediante los cobertores o fundas de plástico de almohadas, cojines y colchones. Lo ideal es que los materiales sean de plástico o mixtos lo cual permite una cierta transpiración, y mantener unos poros en el material menores de 10 o 20 µm de diámetro. Los alergenos pueden pasar si los poros son mayores de 10 µm, y las larvas y otros productos relacionados con la alergenicidad en poros mayores de 50µm.

· El colchón y la almohada deben aspirarse durante 10 minutos por cada cara una vez al mes y exponerlos al sol 30 minutos 2 ó 3 veces al año.

· Las mantas han de ser acrílicas y debes lavarlas cada tres meses y airearlas con frecuencia. Al final de las temporada guárdelas en otra habitación.

· El lavado a altas temperaturas ( > 50ºC) del material textil de camas, y otros tejidos consigue matar y limpiar de alergenos a estos tejidos, se debe realizar al menos 1 vez por semana. Los ácaros no sobreviven a estas temperaturas y los alergenos son solubles en agua en estas condiciones. Como estas temperaturas no son las habituales de lavado doméstico se recomienda el añadir soluciones de Benzyl Benzoato al 0.03% en el agua de lavado para obtener los mismos resultados.

· El lavado en seco , con temperaturas de más de 55ºC durante más de 10 minutos también es efectiva para matar los ácaros, pero en este caso se mantienen los alergenos.

· Una vez realizada la limpieza, se cerrará la puerta y la ventana y se evitará entrar en la habitación hasta el momento de acostarse. Con ello se logrará que sedimenten las partículas de polvo en el suelo y que el aire quede libre de ellas durante la noche.

· Para eliminar alergenos es muy útil la utilización de aspiradoras con potencia adecuada y filtros HEPA o de agua, sobre todo son útiles para eliminar ácaros muertos y alergenos.

· El uso de acaricidas ( benzyl benzoato, sumetrin, permetrin, acido tánico, et..) suele ser todavía un tema a demostrar en su eficacia, y solo cuando se utilizan con el resto de medidas puede ser de utilidad.

· La utilización de vapor de agua a altas temperaturas es un tema controvertido, y no está demostrado su beneficio, incluso hay estudios que dicen que puede ser contraproducente.

· La congelación de materiales móviles (juguetes, estantes, etc,…) puede ser de utilidad para matar ácaros, luego deben ser lavados para eliminar los alergenos.

· La utilización de filtros ambientales es otro tema controvertido, ya que los alergenos se unen a partículas de 20µm, y por ello son poco transportables en el aire, se depositan fácilmente. Si en un ambiente tranquilo, se producen turbulencias lo que puede ocurrir es que se remuevan estas partículas y queden más en el aire y en contacto con el enfermo.

· Los aparatos de ozono no han demostrado eficacia en el control ambiental por el momento.

Deja un comentario