Depilación láser dermatológica

Cirugía y procedimientos, Consejos de salud, Medicina estética

La depilación láser es una de las técnicas más utilizadas en la actualidad para eliminar el vello de forma permanente mediante su aplicación en varias sesiones.

El objetivo de esta técnica es la destrucción del folículo piloso, que es la zona donde surge el pelo, de manera que se consiga una depilación permanente evitando que el pelo vuelva a crecer de nuevo. Se aplica un haz de luz láser muy intenso sobre el pelo para trasferir el calor hasta los folículos y destruirlos. Puede aplicarse a cualquier zona del cuerpo como vello facial, axilas, inglés, piernas, brazos o espalda.

Al aplicar la técnica de depilación láser, el haz láser sólo penetra superficialmente en la piel (unos 3 o 4 milímetros) por lo que no debe producir ningún daño a la piel salvo alguna pequeña molestia, como calor o irritación local en la zona.

Para realizar el tratamiento existen diferentes tipos de láser y es interesante conocer las características de cada uno de ellos. Los principales láser se basan en alguna de las siguientes técnicas:

  • Alejandrita: Es adecuado para personas de piel clara y pelo oscuro. En personas de piel oscura (bronceada) o con vellos claros no resulta suficientemente eficaz.
  • De diodo: Permite tratar pieles bronceadas y vello más grueso y profundo con mayor eficacia pero su precio es más elevado que la técnica Alejandrita. Además, el hecho de poder tratar pieles bronceadas permite su aplicación en verano donde el láser del tipo Alejandrita no suele utilizarse.
  • Luz pulsada (IPL): Realmente no es una depilación láser. Utiliza luz policromática (de varios colores) mientras que el láser sólo utiliza luz monocromática (de un color). Es adecuada para tratar pieles claras y pelo oscuro y acorta la duración de las sesiones.

El proceso de aplicación del láser debe repetirse durante 5 o 6 sesiones (cada 3 meses aproximadamente) para conseguir un resultado óptimo y que el vello desaparezca definitivamente. El número de sesiones es variable ya que depende de varios factores como la tonalidad del vello o de la zona a depilar, pero las clínicas cosméticas suelen ofrecer paquetes completos independientemente de las sesiones requeridas.

Después de cada sesión se puede notar un leve enrojecimiento o inflamación de la zona tratada que suele remitir a los dos o tres días. No obstante, se puede aplicar una crema reparadora para calmar e hidratar la zona. Tampoco es recomendable tomar el sol en la zona tratada durante unos días después de la aplicación láser.

Existen algunas contraindicaciones o circunstancias donde no es conveniente realizar el procedimiento. Por ejemplo, las mujeres embarazadas deberían abstenerse de realizar esta técnica. Tampoco debería aplicarse en zonas tatuadas. Además, sería recomendable evitar el consumo de hormonas sexuales previamente ya que pueden estimular el crecimiento del vello contrarrestando el efecto de la depilación láser.

Bajo control médico

A pesar de ser un procedimiento sencillo y económico la depilación láser debe realizarse siempre bajo la supervisión de un médico. No hay que fijarse sólo en el precio del tratamiento ya que hay que asegurarse que la clínica tenga una dilatada experiencia, equipos de última generación y de que los tratamientos estén supervisados por personal médico con experiencia.

El médico deberá verificar previamente la existencia de alguna patología relacionada con el vello como el hirsutismo, un exceso de vello en las mujeres debido a un aumento de la testosterona o la forunculosis (inflamación de las glándulas productoras de sudor) para dilucidar si se puede aplicar el tratamiento con seguridad.

En función de la tipología de tu piel y del vello en particular, el médico y los especialistas recomendarán la técnica o el tipo de láser más adecuado. Además, se debe calibrar la potencia del láser a cada tipo de piel. Los mismos métodos no valen para todas las personas por lo que es recomendable acudir a clínicas o centros de estética que cuenten con personal médico y sanitario con experiencia.

Algunas clínicas, como Corporación Capilar, poseen amplia experiencia y sedes en varias ciudades españolas (Madrid, Barcelona, Sevilla) con médicos permanentes, personal 100% sanitario y láseres de última generación con todas las revisiones realizadas.

Deja un comentario