Implantes dentales para restituir los dientes perdidos

Cirugía y procedimientos, Consejos de salud

Según un informe realizado por el Instituto Dental ImplanT en 2015 a partir de una encuesta realizada a 1.000 personas uno de cada cuatro españoles se cepilla los dientes menos de dos veces al día. Además, otro 18% de los encuestados reconoce cepillarse sólo una vez al día y un 6% ni siquiera lo hace todos los días.

Los mayores de 50 años son asimismo los que menos cuidan su higiene oral: un 10% de los españoles entre 50 y 60, y un 12% de los mayores de 60, confiesa no lavarse los dientes todos los días.

Los datos del estudio demuestran que durante muchos años se ha descuidado la educación en higiene bucodental y las generaciones más mayores son las más afectadas.

Según otra encuesta realizada por el Consejo de Dentistas (Encuesta de Salud Oral en España 2016) entre un 92 y un 94% de la población adulta padece caries. Esta enfermedad se caracteriza por la destrucción de los tejidos del diente e incluso por la destrucción de éste mismo.

Aparte de las caries, existen numerosas dolencias dentales que afectan a las personas mayores pero nos gustaría detenernos en los implantes dentales una de las técnicas actuales más adecuadas para solucionar la pérdida de piezas dentales.

¿Qué son los implantes dentales?
Un implante dental permite solucionar problemas funcionales y/o estéticos de los dientes. Básicamente se trata de una raíz dental artificial que se fija a la mandíbula para sostener un diente. Sustituyen la raíz del diente y en la mayor parte de los casos están fabricados con titanio, lo que les hace resistentes a la vez que dan un aspecto natural.

El proceso por el cual se produce la unión o cicatrización del implante a la mandíbula del paciente se denomina osteointegración. Por tanto, se puede definir un implante osteointegrado como un elemento artificial (un tornillo generalmente) que se coloca en el hueso maxilar con la finalidad de restituir los dientes perdidos.

La gran ventaja de los implantes dentales frente a otras técnicas para sustituir la pérdida de un diente es que una solución a largo plazo. Los implantes dentales son fijos (frente a las dentaduras de quitar y poner), proporcionan una sensación al masticar similar a un diente natural y evita afectar a otros dientes contiguos pues el implante va fijado al hueso.

Estos implantes dentales pueden llegar a durar 20 años o más si se cuidan debidamente. Para ello es necesario mantener una adecuada higiene bucal. Es muy raro que estos nuevos implantes sufran rechazo porque el titanio es un material biocompatible y se integra en la estructura ósea de forma natural.

Sin embargo existen algunas contraindicaciones para la utilización de este tipo de implantes. Es decir, no todos los pacientes pueden colocarse implantes osteointegrados. Las mujeres embarazadas o personas que sufren algunas enfermedades (diabetes incontrolada, hemofilia, o insuficiencia renal crónica) no deberían someterse a esta técnica.

Clasificación de los implantes

Los implantes dentales se componen normalmente de tres partes:

  • La corona dental que es la parte que queda visible
  • El pilar que es la parte que se integra en el hueso
  • La raíz de titanio que es la pieza que une las dos partes

La clasificación de los implantes dentales se basa en el procedimiento de fijación de la raíz de titanio al hueso de la mandíbula.
Por lo general, se considera principalmente dos tipos de implantes dentales:

  • Implantes dentales subperiósticos (Yuxta-óseos)
    La técnica consiste en fijar la raíz del implante al hueso de la mandíbula sin tener que penetrar en él. Hoy en día apenas se utiliza. Únicamente en pacientes que tiene una altura ósea muy disminuida en la mandíbula.
  • Implantes dentales incrustados (Endo-óseos)
    Esta técnica es la más utilizada hoy en día. Se realiza una incisión en el diente debajo de las encías y se coloca un espigón de titanio con forma de tornillo simulando la raíz del diente dañado o perdido. Tras el proceso de osteointegración el implante queda completamente integrado.

Uno de los aspectos más importantes para los pacientes de cierta edad a la hora de someterse a un implante dental es el precio. El coste de un implante dental varía principalmente dependiendo de dos aspectos:

  • Los materiales empleados: Existen materiales de diferente calidad y prestaciones.
  • Las técnicas de implante dental: Los pacientes necesitarán de una técnica precisa para la colocación el implante y obtener un resultado satisfactorio.

Teniendo en cuenta estos dos elementos, el precio de un implante dental oscila aproximadamente entre los 1.200-1.500€. No obstante, no hay que olvidarse que pueden existir variaciones, puesto que cada profesional tiene sus tarifas.

Si usted está pensando en ponerse implantes dentales en toda la boca, es decir, colocarse una dentadura fija, el precio final puede oscilar desde los 5.000€ hasta los 17.000€
Es cierto que su precio es mayor que el de las prótesis movibles, pero también ofrece una solución mucho más natural, cómoda y a largo plazo.

Con una tasa de éxito muy elevada, los implantes dentales consiguen que la boca recupere su aspecto bonito y natural, como si el diente original nunca hubiera desaparecido

Deja un comentario